Querida FNAC maga…

Un año más por estas fechas llega el concurso de FNAC para conseguir un montón de cosas que no podemos comprarnos o no estamos dispuestos a pagar de nuestros bolsillos… en mi caso la culpa es del alquiler, o me pago los caprichos o el recibo :$ pero sea como sea, voy a volver a participar… y si alguien más quiere apuntarse, puede hacerlo aquí http://www.fnac.es/Guides/es-ES/microsites/navidad_2013/navidad_2013.aspx

Yo este año tengo claro que quiero hacer cosas que me gustaría aprender pero para las que nunca saco tiempo… y que no voy a intentar colar que he sido super buena, porque tampoco estaría siendo del todo sincera, así que, sin más preámbulos, ahí va mi lista.

En primer lugar, aprender a hacer fotos bonitas… y qué mejor que con esta preciosa Canon EOS 600D +18-55 IS II + 55-250 IS MM Cámara Réflex Digital, valorada en 716,82 € y como algo hay que fotografiar, un cofre experiencia, por ejemplo Castillos y palacios 2014 , Estancia, valorado en 99,90 €

En segundo lugar, para que los incómodos quehaceres diarios no me roben tiempo de mis aficiones, este precioso
MamiRobot K7 Vino Robot Aspirador, valorado en 239 €

Y por último, para poder jugar como una reina los días de lluvia, este Sony Vaio Fit E SVF1531C4E color blanco, valorado en 952,95 €

En total suman 2.008,67 € de nada… así que a ver si este año por fin me toca a mí 🙂

Y sin pestañear, ha pasado más de medio año.

La semana pasada me preguntaron/comentaron/dejaron caer que quizás este blog no siga vivo… y no es algo que me haya planteado, pero sin darme cuenta hace más de medio año que no posteo nada.

Recuerdo que me cabreé gracias al Sr. Ministro de InJusticia, que posteé sobre la Ley de Tasas y otras mentiras, me quedó pendiente postear sobre el estado del bienestar y el estado del estar mejor, sobre los servicios fundamentales a dos velocidades, sobre la necesidad de tener un seguro médico privado en Madrid por el miedo que dan las reformas que están tirandonos sobre la cabeza… También recuerdo que este era un blog personal, en el que rara vez me iba metiendo en jardines, y ahora ya no sé qué es.

Supongo que no tengo la misma necesidad que antes de escribir… desde luego no tengo la misma cantidad de tiempo libre disponible, porque trabajo las mismas horas mucho más esparcidas a lo largo del día, tengo jornada partida incluso los viernes, y es un auténtico suplicio por la sensación de pasar la semana yendo de casa al trabajo y vuelta a casa y de descansar tirada sin aprovechar el tiempo de ocio el fin de semana. Apenas tengo tiempo ni ganas para leer, lo más que hago es engancharme enfermizamente a alguna serie y verla del tirón… poca historia más, eso y los videojuegos… que tampoco me tienen tan emocionada como hace un año. Ahora he descubierto uno nuevo que me flipa porque tiene vistas. Soy muy básica.

Supongo que esto seguirá así, que seguiré queriendo al blog, y no queriendo dejarlo morir, seguiré actualizando de vez en cuando… sobre todo con las wishlist de navidad Fnac… porque ahora voy a necesitar muchas más cosas que no puedo permitirme, supongo.

En estos momentos todo son suposiciones, porque estoy de vacaciones y no me apetece pensar en serio… así que hasta más ver, amiguitos.

Queridos reyes magos

Este año que acaba de finalizar he sido estupenda. Me he portado bien hasta con quien no lo merecía. No podéis tenerme en cuenta la lengua viperina, porque es algo inherente a mí y no tengo ningún tipo de poder de decisión sobre ello.

Probablemente podría haber sido mejor persona, ¿quién no? pero me merezco buenos regalos. Como los materiales no me importan mucho y ya me va a caer mi camisón para Londres, voy a pedir:

Que reconozcan mi trabajo de una manera más gratificante que dandome más, con un pequeño aumento o algo así, que me lo merezco. Y si no, al menos que me dejen trabajar y no me reboten mierda, que bastante voy a tener con la mía. Y que me prolonguen el contrato por haber superado satisfactoriamente el periodo de prueba.

Quiero constancia, para todo, lo mismo para ir al gimnasio que para estudiar más inglés que para levantarme diez minutos antes y ponerme un poco mona para ir a trabajar.

Quiero mi coquetería de vuelta, quiero querer maquillarme cada mañana, quiero querer dejar preparada la ropa por la noche y no tener que improvisar por la mañana.

Quiero fuerza de voluntad, porque la que tenía la gasté dejando de fumar, pero ya es hora de que se haya terminado de recargar y podamos encenderla de nuevo.

Quiero que el viaje a Londres sea tan fantástico como lo imagino. Que lo pasemos genial y que no nos roben ni nos timen ni nada feo, y que nos entendamos sin problemas con los british.

Y por último y sobre todas las cosas, y en primer lugar de todos, y aunque se os acaben los regalos con este, quiero salud para mi familia y mis amigos. Quiero que estemos bien, que no tengamos los sustos de este año y que no vengan enfermedades ni incidentes indeseados. Este es el regalo que más ansío y deseo, por eso lo he dejado para el final, porque sólo con este me haríais feliz, por si os parece que he pedido demasiado y queréis elegir.

Mi año mes a mes.

Enero: Empecé descansando hasta el día de Reyes… pero a la vuelta empezó el caos laboral, con las ventas de carteras que me iban a llevar a asumir más trabajo y más responsabilidad por el mismo salario.

Febrero: Mi cumple. Una fiesta fantástica rodeada de amigos y con regalos guays. Lo pasé fenomenal y acertaron con los regalos hasta en el trabajo.

Marzo: Renovación laboral con contrato basura. La frase más sonada fue “en septiembre veremos cómo está organizado el despacho y si seguimos necesitando tus servicios”. Llevaba más de dos mil expedientes yo solita… xD. Lo peor del mes fue rechazar una oferta laboral que me apetecía la vida, porque “si te renuevan no te la juegues, que las cosas están muy mal y si no encajas aquí no sabes cuánto vas a pasar en el paro”. Barcelona y el parque del laberinto. Fue un mes fantástico por todo lo no laboral.

Abril: valorar las opciones laborales que se presentaban ante mí fue duro. Decidir que iba a apostar por el cambio, empezar a spammear los curriculums que llevaba enviando desde enero. Empezar un blog “profesional” por las razones equivocadas, con el resultado obvio: proyecto parado indefinidamente.

Mayo: Celebrar el cumpleaños de mi madre, verla comer a gusto unas bacon cheese fries y un tercio de costillar en el Foster Hollywood.

Junio: Peleas por las vacaciones. Intentar organizar cuántas semanas de agosto podía y quería gastar. Usar el truco de congelar de Moli y cruzar los dedos para que funcionara.

Julio: Entrevista para la asesoría jurídica de Banesto. Muchísima ilusión que acabó en nada. Jugar a ser una víctima por coger sólo dos semanas en agosto “porque se me acaba el contrato en septiembre y no he devengado días para cogerme tres” mientras pensaba en puentes y navidades largas.

Agosto: Cambio meteórico de trabajo. A muchísimo mejor. Comprobar que el truco de Junio había funcionado.

Septiembre: Integración en la nueva oficina con la gente volviendo de vacaciones. Encantada con el cambio. Celebrar el cumpleaños de mi padre comiendo fuera, a cuerpo de reyes, sin tener que cocinar, fregar ni limpiar nada.

Octubre: Empezar a ver las cosas negativas. Mis compañeros C. C. R. G. M. y otro montón de gente maravillosa que he conocido en la empresa.

Noviembre: Mami nos dio un susto de cuidado. Hacerme consciente de lo frágiles que somos. El miedo instalándose en mí, para quedarse, me temo.

Diciembre: Las vacaciones no disfrutadas por el cambio de trabajo me están sentando de lujo. Vacaciones de Semana Santa en Londres confirmadas, todas las reservas hechas.

La tónica general del año ha sido de cambios a mejor, pero los pocos baches han sido muy duros… espero algo más del año que empieza en unas horas.

Feliz 2013 a todos, que el año sea benévolo y nos traiga trabajo, salud y felicidad.

Wishlist Fnac 2013… quiero, quiero, quiero, ¡¡QUIERO!!

Pues como cada año, vuelvo a intentarlo, ya no sé si por costumbre, por probar, por no perder la fé o por si los reyes vienen cargados de regalos y cosas bonicas.

Como cada año empiezo con un caprichazo, que van a ser tres, para dar dos sorpresas. Me encantaría tener tres tablets Samsung de 16 gigas, con wifi y 3G para que nos duren, una para mí y dos para regalar. Al principio quería iPads, pero es que estas son compatibles con los móviles, así que mejor. Además me ahorro 120 euros respecto de los iPads. Total, que las tres Samsung Galaxy Tab 2 7.0 16 GB WiFi + 3G color blanco a 359 € cada uno suman un total de 1077 €

Para seguir, un aspirador que lo hace todo solo para mamá, por ejemplo el Robot Aspirador iRobot Roomba 555 por sólo 399 € de nada.

Mi patatófono móvil está quedandose sin memoria interna, tengo que jugar a desinstalar cosas caaada vez que instalo algo nuevo… así que me gustaría tener un Samsung Galaxy Nexus por 519 €… a ver cuánto dura la oferta, porque si no ¡ME PASO! Y espero que el precio válido sea el de fnac.es aunque sea una oferta de internet… porque si no… ¡TAMBIÉN ME PASO!

Y como estoy preparando un viaje a Londres y me voy a dejar los leros en el avión… Cheap&Chic, Londres a bajo precio, por sólo 9,95 €, porque yo soy lista y soy socia… pero igual vosotros no y no tenéis la oferta especial socios.

En total hacen 2.004,95 € y dejamos los 9,05 € al sorteador para que se compre una botellita de Marqués de Cáceres crianza… debería sobrarle hasta para el café ^^

Por favor, por favor, quiero que este año me toque, sobre todo por el móvil 😄 ¿Si ahora envío una carta a los Reyes Magos me regañarán por traidora?

Mi subconsciente es malo, malo, malo.

Tengo un cliente un poco pesado. Bueno, un moroso en realidad, pero cliente de mi cliente a fin de cuentas. Está intentando solucionar su problema, pero sólo de boquilla. Y me cae fatal. Yo pensaba que era porque me hace trabajar en vano, que seguro que también, pero hoy he recordado algo y me ha explotado el cerebro, haciéndome recordar otros tiempos, cuando yo aún vivía en mi primera casa de la capicapicapitaldelreino.

Corría el año… no sé, pongamos 2010. Yo aún no había descubierto el potencial de mi voz, así que me sorprendía que la gente se fijara en ello. Salvo una aventurilla pasada al que mi voz le ponía mucho (eso decía él) y me pedía que le dijera guarradas por teléfono, que le leyera relatos, etc, jamás me habían dicho mucho más, así que me sorprendió lo que pasó.

Un señor diez años más experimentado que yo empezó a mamonear conmigo en este mismo blog, y en otros que ya no tienen enlaces afectivos con este. Me hizo gracia el juego y se lo seguí. Y acabó sucediendo: el teléfono. Él no quería hablar conmigo porque decía que tenía la voz muy fea, pero como os digo, yo jamás le había dado importancia a aquello, así que se lo dije. Tenía razón. Él se quedó absolutamente obnubilado con mi voz y yo me quedé absolutamente espantada con la suya. Pero era tan interesante y tan HOMBRE (nos ha jodido, con su edad sólo le hubiera faltado no serlo xD) que me dio igual. La historia no llegó a buen puerto, ni a malo ni nada, simplemente el príncipe azul destiñó dejando comentarios groseros y descubriendo sus intenciones reales para con una de las bloggers que por aquel entonces ya había desaparecido de mi vida, junto con algún lastre más. Y fin.

Y esta tarde, yendo a la compra, me he cruzado con un apuesto madurito que me ha recordado aquello, inmediatamente he recordado su voz y ¡¡HORROR!! he descubierto la razón de que el cliente de mi cliente me caiga como el culo. Mismo timbre, misma forma de hablar, misma sensación de inseguridad patológica que en la primera conversación con este señor… mi subconsciente es un poquitito hijo de puta y tres años después ha tenido que volver a recordarme todo aquello. Me ha hecho gracia que alguien de cuarenta tacos ligue como un mocoso de trece, por medio de las amigas, y me ha hecho gracia que me haya quedado tan mal rollo de aquello que con un simple parecido de voz soy capaz de crucificar a alguien.

En fin, espero que le vaya todo bien, que haya dejado de necesitar mentir y ocultar y que haya encontrado otra compañera de viaje… no tenía pinta de llevar muy bien la vida de (padre) soltero. También espero que mi moroso pague de una puñetera vez y toda esta historia vuelva al baúl del que jamás debió salir.

Los derechos de autor contra el progreso de la tecnología.

Yo también quiero unirme a la marea de post criticando la caída de Megaupload. Porque es verdad que lo utilizaba para hacer cosas malas, cosas ilegales, cosas nazis como visionar series y películas, los discos soy tan jodidamente masoquista que me los compro en las temporadas de ofertas de la FNAC y si no me gustan me jodo, y los juegos… en fin, juego a dos gratuitos y a uno de pago mensual y con claves de acceso para crear la cuenta, no se puede piratear eso. Pero tenía unas fotos de mis carnavales en Granada que nadie me va a devolver, y que el FBI, en su búsqueda interminable de delincuentes y criminales que violan los derechos de autor como si la vida les fuera en ello, van a ver, a pesar de que son privadas y de que estaban en Megaupload y no en Facebook porque YO no quiero hacerlas públicas. Pero ya lo son. Además tenía aún guardadas unas cuantas copias de seguridad de trabajos y de historias previas a mi entrada en dropbox que estaban ahí por algo.

Pero mi caso es meramente anecdótico. Porque hay empresas que, además de sus archivos, han perdido cientos de millones de dólares en los proyectos que tenían almacenados usando Megaupload como disco duro, cientos de millones de dólares que son igual de verdes e igual de valiosos que los dólares que está perdiendo EMI music, Universal Music, Sony Music, porque la gente se baja la mierda de discos enlatados de sus artistas de todo a un euro. Y además son igual de verdes e igual de válidos que los dólares que pierden las editoriales que se enriquecen vendiendo copias de superlujo del Quijote, obra que, para los que desconozcan los términos de la Propiedad Intelectual en España, es de dominio público y se puede leer libre y gratuitamente de la Biblioteca Cervantes, al igual que todas las obras de la literatura española cuyos autores lleven más de setenta años muertos.

Ayer veía una charla de Hernán Casciari en Youtube, hablando sobre cómo eliminar a los intermediarios. Sobre cómo ha conseguido tener una editorial que publica una revista que cuesta 16 euros, pero que vende los ejemplares por cientos de miles, que además edita libros cuyos beneficios van, en un 50%, al autor, y no un 8% como con Mondadori, Grijalbo, etc. Una editorial que no da el 50% del beneficio al Corte Inglés, ni al Carrefour, sólo por poner a disposición del gran público sus libros. Una editorial que no infla el precio de los libros de forma artificial para que les quede margen de beneficio a ellos y no en interés de los autores.

Pero lo que realmente me indigna es cómo se trata a la industria del entretenimiento en este país. En este mundo, que es peor. Una vacuna contra el SIDA puede tener una patente de cincuenta años, pagando por tenerla, claro, que nada es gratis. Un modelo de motor que contamina menos y que usa de forma más eficiente los recursos puede tener una patente de cincuenta años. Un panel solar con unos depósitos que maximizan la eficiencia de la energia recogida puede tener una patente de cincuenta años. Un medicamento que mejora la calidad de vida de enfermos de esclerosis múltipe puede tener una patente de cincuenta años. Y vemos a los actores, cantantes y chuloputas de turno poniendo el grito en el cielo porque las farmacéuticas dejan a los niños de África morir porque no pueden pagar el precio de la patente. Pero ellos disfrutan de derechos de autor durante toda su vida y los setenta años siguientes a su muerte por hacer una puta basura de películas como Mentiras y Gordas, una puta mierda de disco como Paraísos Express, un plagio de libro como Ya no sufro por amor. Y eso no es un delito ni una vergüenza, porque son autores de cultura. ¿Y qué cojones son los ingenieros que han diseñado el motor y la placa solar? ¿Qué son los biólogos que se dejan su vida en un laboratorio intentando mejorar la vida de los demás? ¿Acaso es justificable que se proteja más a un autor que produce mierda para enriquecerse que a un investigador que busca mejorar la calidad de vida global? Vamos, hombre, que ya está bien el nivel de hipocresía que estamos alcanzando en este país, y en este planeta.

Y por supuesto, contad con que no voy a gastarme ni un euro en cultura en el marzo negro. Porque de alguna manera tenemos que hacer llegar a la industria del entretenimiento que no somos tontos y que nos hemos cansado de ellos. Stop SOPA, PIPE & SINDE. Stop a las violaciones sistemáticas de derechos fundamentales para favorecer a los cuatro gordos de siempre. Stop al abuso y a la manipulación del pueblo desde la producción cultural.