El deterioro de la Justicia española y los jueces estrella.

Acabo de leer esta entrevista y no consigo terminar de cerrar la boca.

En su momento tenía pensado hacer un post sobre la sentencia contra Garzón por el asunto de las escuchas ilegales en la trama Gürtel. Había tantísimo ruido que lo dejé pasar. Comenté con la gente que me rodea, con los más cercanos, me empollé el supuesto de hecho, leí el código penal en la parte de tipificación, leí las condenas, calculé a ojo de buen cubero, y me pareció una sentencia benevolente.

Ahora leo que este tipo se nombra último exiliado del franquismo, último exiliado de una dictadura que terminó hace más de treinta años. Y además se defiende, muy digno él, diciendo que su sentencia estaba escrita de antemano, básicamente que le tenían demasiada envidia para tenerle ahí.

Yo, personal y profesionalmente, me he hartado de leer gilipolleces. Ya se analizó el tema en el blog jurídico ¿Hay Derecho?, mucho más riguroso y mucho más profesional que el de esta pobre principiante. Yo no he opositado, no me he pasado años aprendiendome el ordenamiento completo, tengo la formación que la universidad y los postgrados que he cursado me dieron y la que mi interés en mi profesión y en mantenerme actualizada me han ido dando con el paso de los años. Pero no me callo más con este tema, porque acabaré teniendo una pedazo de úlcera y paso.

Señor Garzón,

Desde mi humilde punto de vista es usted una estrella mediática, además una bastante caprichosa y egoísta. Aún recuerdo que formó parte del poder legislativo, aún recuerdo que, cuando era muy pequeña, usted se pilló un berrinche porque no le nombraron Ministro de Justicia. Poco más recuerdo de aquella época, a mi mente quiere venir la sensación de que se fue usted del PSOE al grupo mixto, pero entiendame, agua pasada no mueve molino y yo era demasiado niña para preocuparme por problemas de mayores.

Recuerdo perfectamente que a lo largo de mi vida he oído su nombre en los telediarios muchas veces. Incluso que, en mi época universitaria, cuando estudiaba derecho en la universidad de Deusto, a veces soñaba con ser como usted de mayor. Pocas veces, no voy a engañarle, porque yo siempre he sido muy de guerrilla y me gustaba más aquello de ejercer, que por suerte es a lo que me dedico hoy en día.

También recuerdo el momento en el que usted decidió abrir fosas comunes, traer la memoria histórica y pasarse los acuerdos, tácitos, expresos, conocidos u ocultos de nuestra “modélica transición”, por el arco del triunfo. Estoy de acuerdo con usted en una de las cosas que ha dicho en esa entrevista. Es verdad que no tenemos el franquismo superado, seguimos siendo víctimas de nuestros fantasmas, pero usted, en vez de trabajar por la superación, por el olvido de las dos españas y a favor de la concordia, siempre desde mi humilde punto de vista, ha trabajado por el encrispamiento de ambas españas. No era necesario revolver toda aquella mierda, en mi opinión, quizás sí desenterrar y devolver los cuerpos como acto simbólico, no abrir un procedimiento para encrispar los ánimos de unos y de otros. Ahora usted los ve como vencedores y vencidos, yo, quizás debido a mi juventud, lo veo como dos bandos de víctimas manipuladas, en algunos casos obligadas coactivamente a luchar. Victimas vencedoras y víctimas vencidas.

En segundo lugar, el caso de los cursos. Caramba, que me parece genial que usted lo haga si puede permitirselo, pero siendo usted funcionario de carrera del más alto tipo, con una carrera ¿impecable? podría haberlo hecho mejor. Y agradezca que prescribieran los delitos. De muchas gracias por aquellos cuatro años en el limbo de los justos, porque, una vez más en mi opinión, una condena por ese asunto hubiera sido incluso más vergonzante que la que le fue impuesta.

En tercer lugar, Señor Garzón, como Juez Instructor de carrera, nada menos que de la Audiencia Nacional, y con todos los casos que lleva en las costillas, teniendo, además, el consejo del fiscal de respetar el derecho de defensa, se ha pasado usted por el forro de los cojones, y esto ya no es mi opinión sino un hecho de manual, las garantías de los detenidos, ordenando expresamente escuchar las conversaciones con sus abogados defensores en el diseño de su estrategia de defensa, ha contaminado el caso de corrupción más jodidamente grande que tenemos en este país. Y además les ha dado la posibilidad de quitarselo a usted de medio, de recurrir cada prueba por ilegal, de dejar al nuevo Instructor una jodida chapuza de expediente. Ha dictado una resolución clarísimamente injusta para cualquiera que se haya leído con detenimiento cualquier manual de derecho penal, a sabiendas de que lo hacía, porque no me creo que un Juez que lleva más de treinta años en la carrera no sepa que las escuchas a los abogados defensores son ilegales, sin despeinarse y amparandose en una sentencia del Tribunal Constitucional que, incluso con su nueva doctrina de “sólo en casos de terrorismo” sigue siendo, ahora sí desde mi punto de vista, de legalidad dudosa. Y la gente le defiende, Señor Garzón, la gente rompe lanzas a su favor porque ha metido a muchos etarras en la cárcel, porque ha abierto un procedimiento contra Pinochet, porque ha dado una imagen de relevancia a la Justicia Española en el ámbito internacional que antes no tenía. Pues perdone que se lo diga así de friamente, hay CIENTOS de Jueces, CIENTOS de Magistrados que cada día hacen esa misma labor. Jueces y Magistrados que no contaminan los procedimientos y que encarcelan a los culpables. Y que también son represariados, no se crea usted el único.

Sinceramente, y repito, siempre desde mi punto de vista, humano, falible y de principiante, yo le mandaba a usted a la facultad de derecho a repasar unos cuantos temitas, derechos fundamentales recogidos en la constitucion, garantías del detenido, presunción de inocencia, derecho a la defensa, etcétera, porque parece que tantos años haciendo el mismo trabajo le han oxidado una parte fundamental del derecho procesal penal, que es su principal herramienta de trabajo. O lo mismo es que está tan acostumbrado a los casos de terrorismo que no sabe diferenciar los que no lo son.

Para terminar, le felicito por todas esas colaboraciones con instituciones internacionales, le felicito sinceramente por todo lo que ha conseguido exprimir una expulsión de la carrera judicial. Lo que para cualquier otro sería un palo y un motivo de vergüenza, para usted se ha convertido en una cruz sobre sus hombros, le ha hecho un mártir. He aquí la grandeza del Derecho, he aquí la mayor muestra de que, en Derecho, absolutamente todo es opinable, defendible e incluso ganable.

Le saludo atenta y respetuosamente, que a usted le vaya bien, y que le coja gusto a esto de ser defensor, profesor, asesor y adjunto, para que ni usted ni nosotros nos veamos en la necesidad de verle con la toga de Juez cuando finalice su inhabilitación.

Anuncios

2 comentarios

  1. No podría estar más de acuerdo.

  2. Totalmente de acuerdo. Necesitamos señores eficientes que hagan su trabajo porque hay que hacerlo, no porque así van a salir en la tele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: