Mañana.

Mañana hace un mes que empecé a trabajar en la nueva empresa.

Es increíble cómo me cambió la vida en dos semanas. Me comunicaron que me iba a la puta calle, cumplí 31 años en el paro más absoluto y en la más absoluta desesperación, no quería ni comer, ni vivir ni nada de nada. Mi vida era pura incertidumbre y mal rollo, todo me iba fatal y me sentía vacía y perdida.

Me fui a Granada de carnavales y me lo pasé como nunca en la vida, mi buen amigo Zor triunfó como los chichos entre mis amigos más jóvenes, porque él es fantástico y maravilloso, para qué engañarnos, se lleva de calle a cualquiera en menos de diez minutos (chicas, y sigue soltero!!!) y volví para hacer un examen que apenas había preparado. Aprobé, me llamaron para una entrevista que hice ayer hizo un mes, y en menos de dos horas me llamaron para ofrecerme empezar al día siguiente.

Tengo un horario alucinante, trabajo de 8:30 a 16, menos dos días, uno que tengo guardia y los viernes que se sale a las 15 porque para algo es fin de semana. Estoy aprendiendo muchísimo y ya he visto resultados tangibles, ya me han admitido a trámite las primeras demandas redactadas por mí y las he visto admitidas, he solicitado averiguaciones, he valorado bienes para subastar y he hablado por teléfono con un señor administrador concursal. Estoy aprendiendo muchísimo y me siento genial y muy bien valorada.

Y como no podía ser de otra manera, cuando la nube negra del paro y la casa de mis padres se quitó de encima de mi cabeza, todo lo demás vino rodado. Vino tan rodado que volví a tener apetito… y empecé a darme cuenta de que alguien a quien acababa de conocer me estaba empezando a gustar. Mucho. Y yo a él. Maldita distancia.

Así que aquí me tenéis, un mes y medio después de quedarme en paro, tres meses y medio después de que empezara el peor año de los últimos, con los inconvenientes más variados y abundantes de los últimos años, en apenas dos semanas se arregló todo. Y en apenas dos semanas más calculo que mi felicidad va a ser completa del todo. Hay que ver las vueltas que da la vida, y lo deprisa que gira cuando quiere 🙂

Gracias por hacerme tan feliz nene :*

Anuncios

Una respuesta

  1. Me alegro que todo vaya a mejor.
    Me regalaron hace poco un libro “La ley de la atracción” de Michael Losier (si puedes, léelo), que es como una guía de mejora. Y realmente es cierto lo que dice en él de que atraemos lo que mostramos, ya sea positivo o negativo. En ti veo un claro ejemplo. Ánimo y ¡a por todas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: