Y a mí.

Hoy he ido a ver Toy Story 3. Me ha encantado y me ha hecho llorar, reír y emocionarme como una tonta. También a mí.

Y ya. Es lo más reseñable de mi vida, desgracias aparte.