Es malo pensar los lunes.

Suena: Tu mirada me hace grande, de Maldita Nerea.

Hoy me he levantado llena de energía. Tal vez por las dos horas que me pasé llorando ayer, tal vez por no haber tenido fuerzas para pasarme horas pensando en la cama, dándole vueltas a absolutamente todo. La cuestión es que me he levantado, me he hecho el desayuno y me lo he tomado mientras navegaba por el reader, hasta he explorado artículos de blogs que no sigo. Después de eso me he enfundado el chándal y me he bajado al gimnasio.

He entendido que es bueno para mí, y sobre todo para mi cabeza. Aumentar el ritmo del pedaleo me ha ayudado a sacar parte de la ira que se me había acumulado dentro y me he quedado muchísimo mejor. A pesar de todo tengo miedo de estar metiendo la pata hasta la ingle. Es horrible esa sensación que nos dice que un pequeño detalle, absurdo e insignificante, tiene toda la pinta de ir a ser el detonante que haga saltar por los aires algo que debería ser maravilloso y estupendo. El que nos da el toque, la asquerosa sensación de estar idealizando demasiado algo que ni de lejos es tan ideal. Y me jode haberme dado cuenta mientras echaba los higadillos por la boca, apretando el manillar con todas mis fuerzas y con tal cara de mal humor que ni la monitora (que por cierto, nunca he hablado con ella, pero me cae como el culo) se ha detenido a mirarme más que de refilón y casi pidiendo disculpas.

Por otro lado, la loca del vaso de GCDC (Gran Cadena De Cafeterías) sigue a su ritmo, cada día que pasa estoy más convencida de que esa pobre moza está mal de la azotea, pero ¿quién soy yo para decirle nada? Si soy la primera que necesita un par de remiendos… Claro, que la fauna de gimnasio no acaba en ella, todo lo contrario, precisamente parece comenzar en ella. Pero una vez más soy la menos indicada para hablar de ese tema.

Supongo que a lo largo del día la cosa volverá a ser tan ideal y maravillosa como cuando me he levantado, repleta de energía, y supongo que cuando vea a A. en el punto de encuentro para irnos a comer y a ver una peli mi humor mejorará sensiblemente… pero es que siempre, todos los años, al llegar estas fechas, y teniendo claro por qué, acabo pensando demasiado cuando debería hacer justamente lo contrario: dejar de pensar y transformarme en una autómata durante un par de meses. A ver si este año lo consigo, dado que el resto de mis objetivos de enero van un poco como el culo.

Anuncios

4 comentarios

  1. Con el tiempo de hoy más un par de titulares de ayer me he levantado completamente aplastado. Ya me falta esperanza estos días.

  2. Has vuelto!!!
    Yo sé que es repetitivo, y que no es lo mismo que hace un año, pero el mismo consejo: no pienses.
    Estoy segura de que este año lo vas a conseguir.

  3. Oh, deberías probar el spinning xD. Aunque como panacea para cabreos intensos, creo que no hay nada. Yo llevo yendo desde febrero, y sí que se saca rabia, más que nada porque te quedas cansado. Pero, en mi caso, que me he dado cuenta de que tengo que moderar mi ira, creo que debería decantarme por el yoga… a ver si lo hago en septiembre… antes de quemar algo xD.

    Bueno, y la loca del Estarbácks xD, bufff, los gimnasios son propensos para observar fauna de todo tipo. O la vida misma concentrada xD.

  4. Yo le meto a la natación porque es el único deporte que puedo hacer. Me meto en el agua, me soplo 70 largos y me quedo como una señora. Y sueltas rabia por un tubo. Es lo mejor.

    Una de dos: o se hace deporte o se lía una a hostias con todo el mundo. La segunda opción, a la larga, es peor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: