Necesito vacaciones…

Suena:

Estoy agotada. Física, mental y emocionalmente. Necesito un respiro, un descanso, que todo pase y vuelva la calma, que mis nervios vuelvan a su sitio, que las cosas me afecten en su justa medida, que todo vuelva al sitio en el que encaja. Volver a ser transparente para la gran masa mundial y destacar sólo para la gente que ya me conoce y sabe lo que hay. También quiero aprender a  hacer caso de ciertos consejos de una puta vez por todas, pero eso va a ser más complicado.

De momento el recurso de suplicación ha salido del horno y voy a entregar bastante antes de agotar el plazo… no me espera un buen futuro como abogada xD no conozco a ninguno que entregue sobrado de plazo, es más, creo que ni siquiera existen. Y me repito como mantra el consejo de Bichejo cada día: no pensar. Ojalá mi cerebro fuera un poco menos cabezón en ese aspecto. Quizás no sea como hace un año, pero para mí sigue siendo especial y al verlo me dio un minivuelco el corazón. Sé que suena ñoño total, así que ahorraos recordarmelo, por favor xD.

Sólo una cosa más: gracias. Eres el más mejor y no me cansaré de decírtelo. Ni aunque te lo creas.

Ánimos a mí

Suena: Tu nombre me sabe a yerba, de Serrat.

Es un día repleto de despropósitos. Y tengo un montón de pereza y tal vez de sueño o sólo de “gula de sueño” si es que eso existe, y si no existe, que lo inventen YA, sería algo así como ganas de dormir veinte minutos sólo por el placer de cerrar los ojos y dejarse llevar al mundo onírico… aunque no se tenga sueño. Vaya, como comer sin hambre pero con dormir.

Para empezar, ya ayer flipé en colores, pero hoy he constatado que no había ingerido sustancias estupefacientes: había, en las puertas del corte inglés de mi barrio, una mesita de afiliados del PP recogiendo firmas en contra de la subida de IVA prevista para julio de este año. Impresionante, que diría aquel, estos señores en la calle, cosas veredes.

Para seguir, ha muerto mi pequeño Pomodorito. He iniciado una ronda de 25minutos justo cuando acababa de terminarse un descanso de cinco y ha dejado de reaccionar, no descontaba ni nada, así que he intentado arreglarlo con no demasiada delicadeza… y ha hecho crash. Pobrecito, le echaré de menos y mañana por la mañana saldré a comprar otro, que hoy ya no puedo.

Para terminar, he tenido una mañana muy relajante y aún más satisfactoria, que me ha dejado como nueva… salvo por el sueño que arrastro ahora mismo. Que, a ver, ha merecido la pena y eso, y voy a dormir como un lirón, pero es que me hubiera venido genial una minisiesta que no he podido dormir. No es justo, quiero que esto pase y se acabe ya y yo pueda volver a no estar histérica el 90% del tiempo y a tener tiempo para mí sin pensar en qué voy a tener que hacer para recuperar esos ratos muertos que me dedico.

Y es que ayer me di otro capricho, que como hacía calor me compré un par de camisetas de la que bajaba a clase, pero claro, tardé un poco y ahora esos veinte minutos extra me estarían viniendo genial para… oh, dormir la minisiesta que no he dormido hoy 😄

En fin, al menos aún no he sido presa de la angustia vital y los ataques de ansiedad bestias… y para las fechas que son, eso es algo muy a tener en cuenta xD

Es malo pensar los lunes.

Suena: Tu mirada me hace grande, de Maldita Nerea.

Hoy me he levantado llena de energía. Tal vez por las dos horas que me pasé llorando ayer, tal vez por no haber tenido fuerzas para pasarme horas pensando en la cama, dándole vueltas a absolutamente todo. La cuestión es que me he levantado, me he hecho el desayuno y me lo he tomado mientras navegaba por el reader, hasta he explorado artículos de blogs que no sigo. Después de eso me he enfundado el chándal y me he bajado al gimnasio.

He entendido que es bueno para mí, y sobre todo para mi cabeza. Aumentar el ritmo del pedaleo me ha ayudado a sacar parte de la ira que se me había acumulado dentro y me he quedado muchísimo mejor. A pesar de todo tengo miedo de estar metiendo la pata hasta la ingle. Es horrible esa sensación que nos dice que un pequeño detalle, absurdo e insignificante, tiene toda la pinta de ir a ser el detonante que haga saltar por los aires algo que debería ser maravilloso y estupendo. El que nos da el toque, la asquerosa sensación de estar idealizando demasiado algo que ni de lejos es tan ideal. Y me jode haberme dado cuenta mientras echaba los higadillos por la boca, apretando el manillar con todas mis fuerzas y con tal cara de mal humor que ni la monitora (que por cierto, nunca he hablado con ella, pero me cae como el culo) se ha detenido a mirarme más que de refilón y casi pidiendo disculpas.

Por otro lado, la loca del vaso de GCDC (Gran Cadena De Cafeterías) sigue a su ritmo, cada día que pasa estoy más convencida de que esa pobre moza está mal de la azotea, pero ¿quién soy yo para decirle nada? Si soy la primera que necesita un par de remiendos… Claro, que la fauna de gimnasio no acaba en ella, todo lo contrario, precisamente parece comenzar en ella. Pero una vez más soy la menos indicada para hablar de ese tema.

Supongo que a lo largo del día la cosa volverá a ser tan ideal y maravillosa como cuando me he levantado, repleta de energía, y supongo que cuando vea a A. en el punto de encuentro para irnos a comer y a ver una peli mi humor mejorará sensiblemente… pero es que siempre, todos los años, al llegar estas fechas, y teniendo claro por qué, acabo pensando demasiado cuando debería hacer justamente lo contrario: dejar de pensar y transformarme en una autómata durante un par de meses. A ver si este año lo consigo, dado que el resto de mis objetivos de enero van un poco como el culo.

Tachán!

Suena: Manic Monday, de The Bangles.

Sacrificio completado. Para que viva el blog ha fenecido (otra vez) el twitter. Miedo me dan estos momentos de desposesión… (El twitter es un invento diabólico)

Actualización de última hora: también he conseguido cargarme el buzz.