Más qué cosas

Suena: It must have been love, de Roxette

Algunas veces me cuesta tomar decisiones. Casi siempre, de hecho. Y ahora mismo llevo unos días planteándome si merece la pena seguir manteniendo con vida artificial el blog. Porque hace eones que no actualizo, y cuando lo hago son estupideces. Y porque no me apetece vomitar aquí lo que me está pasando, en parte porque no estoy muy segura de qué es, pero en más parte porque soy una egoísta y quiero guardarmelo para mí. No me apetece que sea de dominio “público” (de Zor, que sigue siendo fiel, y de los bots de google xD que siguen enviándome alguna visita ocasional)

Por otro lado, me da pena borrarlo o abandonarlo, porque son muchas horas, de muchos días, muchas experiencias vertidas y muchas ilusiones creadas y destruidas alrededor del blog. Tonteos inocentes y menos inocentes, historias que jamás han llegado a nada más allá de hacerme lloriquear un rato. Muchas personas que me apetece recordar con diferentes sensaciones… y porque en algo tengo que entretenerme para desestresarme, y no pienso pagar más wow hasta que mi tiempo no sea plenamente mío… ni voy a volver a instalarme los sims xD.

Pues eso. Ahí estoy. Dudando y sin tener muchas ganas de decidirme por una de las opciones. Al menos debería revisar el blogroll… pero es que me da taaaaanta pereza…

(Las dos últimas canciones del blog son regalo de mi marido.)

Qué cosas.

Suena: Up with the people, de Lambchop

Llevo una semana sintiéndome sobre-valorada.

Me encanta.