El procrastinar se va a acabar

Suena: hoy vídeo, porque en goear no la tienen, Con solo una mirada, de Georgina. Ayer en el café pre-clases vi el vídeo y me encanto.

Ahora, al lío, hace un par de días, vía Hugo y su post sobre la técnica Pomodoro llegué a lo que puede ser el fin de mi afición desmesurada a la procrastinación: la web de la Técnica Pomodoro, desde donde puedes descargarte el pdf del libro, que sólo tiene 45 páginas y está en inglés y en italiano y que parece bastante asequible… aunque yo voy a necesitar paciencia y wordreference, la parte buena es que desoxidaré mi inglés.

La técnica, básicamente, consiste en cumplir con tus obligaciones en periodos de veinticinco minutos con descansos de cinco, cada cuatro “pomodoros” se hace un descanso largo de 15-30 minutos. Pomodoro en italiano significa tomate, y hace referencia a los temporizadores de cocina, típicos pollos, frutas, verduras, hortalizas… en este caso el símbolo es un tomate.

Para empezar se elige la tarea que vamos a desempeñar, en mi caso estudiar para la prueba de presencia de laboral que tengo el lunes, se marcan 25 minutos en el temporizador y se pone uno a su tarea. Vas marcando en un papel la tarea, los “pomodoros” que has empleado y las interrupciones que has tenido, por un lado las causadas por distracciones propias y por otro lado las que no dependen de nosotros mismos. Si la interrupción es muy larga se pone el temporizador a cero y se comienza de nuevo con el periodo de veinticinco minutos. Yo me he comprado el temporizador hace un rato, aunque aún no he puesto la técnica en funcionamiento con él, aunque sí viene pareciéndose a mi modo de estudio habitual, puesto que mantener la concentración y rendir durante periodos superiores a una hora me resulta casi imposible, aunque la psicóloga escolar que me dio el cursillo de técnicas de estudio aconsejaba dos horas ininterrumpidas, claro que cada persona es un mundo… y a mí dos horas me sirven para estudiar cuarenta minutos y pensar en mariposas el resto del tiempo.

Y este es el principio de mi plan “un 2010 perfecto para mí”, que continuará con “tomar acción y recuperar, plano a plano, las riendas de mi propia vida al completo”

Anuncios

2 comentarios

  1. Descubrí en el último año de licenciatura, en que tenía más asignaturas que en un par de años anteriores juntos o casi, que podía mantener mejor la concentración si hacía reparto de materias en bloques de una hora. El cambio de temática me servía también para refrescar la mente.

  2. Acuérdate de este post cuando caigas en esas horas bajas por las que todos pasamos. No hay nada como plantearse nuevos propósitos y maneras de enfocar la vida. Al final del año próximo volveremos a hacer balance y descubriremos que entramos en el penúltimo año de nuestra vida: El mundo se acaba en 2012 ¿no?
    Jejeje. Felices fiestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: