Cosas que una aprende volviendo a las 6:30 a casa

Suena: One way or another, de Blondie

Segundo día consecutivo que vuelvo a casa en metro. Los resultados de hoy son bastante mejores que los de ayer… aunque tengo que reconocer que he aprendido algunas cosas. Queda pendiente un post sobre MejorAmigo.

  1. Si te meas al salir de la discoteca, el mero hecho de buscar el metro, encontrarlo y sentarte en un vagón hasta tu parada no hará que las ganas de ir al baño desaparezcan, sino que las incrementará.
  2. No es recomendable cerrar los ojos en un vagón de metro cuando vuelves de marcha.
  3. Gracias a Dior hay gente maleducada que habla a gritos a cualquier hora y sin importarles nada que evitarán que te quedes dormida como un tronco.
  4. El refrán popular que dice “quien con chiquillos se acuesta, meao se levanta” no se vuelve más eficaz después de media docena de copas.
  5. No bajes la guardia, porque siempre es posible que aparezca una salida de metro que desconocías.
  6. No es bueno decir “mañana empiezo…” porque en cualquier momento te equivocas de salida de metro y te comes tres tramos de escaleras mecánicas paradas a patita… y llegas con el corazón y los pulmones saliendote por la boca, obviamente.
  7. Si eres la única que va en una dirección no es porque no sean horas, es porque te has equivocado de salida.
  8. Si no te cruzas con nadie que vaya en dirección contraria, definitivamente te has equivocado de salida.
  9. No, hacer tres transbordos para ahorrarte cuatro paradas cuando acaba de abrir el metro no es la opción más rápida, y desde luego no es la más cómoda.
  10. Pensar en rutas alternativas sirve para mantenerte despierta en el metro, pero bajo ningún concepto debes probarlas, porque cuando se te pase el efecto del alcohol agradecerás el sopor que te ha impedido seguirlas… y así será como descubras que las ideas que tienes borracha volviendo a casa a las seis pasadas de la madrugada no son buenas. Salvo la de escribir un post de autoescarnio, claro. Aunque probablemente esa tampoco lo sea.

No he intentado ahorrarme paradas, no he sido maleducada con las putas niñatas que iban chillando cómo iban a ir a una fiesta en Getafe el sábado que viene, me he subido yo solita y a pata los tres tramos de escaleras paradas y mañana voy a tener una resaca del copón. Espero que al menos os riáis con el post. Incluso si es de mí.

Ah, que se me olvidaba. Los chicos más guapos salen por Malasaña y es mentira que el maquillaje permanece perfecto un montón de horas. Da igual que no hayas pillao ni catarro, vas a volver a casa con cara de haberte restregao contra alguien aunque el espejo del baño de la discoteca te diga “no se te ha corrido mucho el rimmel ni la sombra de ojos”

Anuncios

7 comentarios

  1. Sí, y la más peligrosa de todas es la 2.
    La de gilipolleces que he cometido yo volviendo en transporte público después d euna farra. Una vez cogí el autobús nocturno (ya de por sí lentos porque pasan cada mil y los recorridos son larguísimos, por lo menos aquí) y lo pillé en dirección contraria.
    Hubiera llegado antes a casa si hubiera salido de fiesta a 100 kms de distancia.

  2. Las únicas decisiones correctas bajo los efectos del alcohol son las que tomarías de igual modo estando sobria.

  3. Lo del maquillaje tiene su cosa, siempre acabarás igual sea lo bueno que sea. Más que nada porque el calor, el sudor, los roces, etc siempre acaban convirtiendo elegancia en “derritencia” xD

  4. Ya, ¿pero al final te measte encima? 🙂
    ¡mpieza mañana!

  5. Lena creo recordar que por algún lado lo leí… no se puede menospreciar al alcohol 😀

    Illuminatus es que soy absolutamente incapaz de saber qué decisiones tomaría sobria cuando estoy borracha y cuales tomaría borracha cuando estoy sobria… creo que tengo un problema xD

    Mr.Blogger me gusta derritencia, lo adopto como eufemismo de “caradefollá”

    Siesp… pero qué malo!! jajajaja, no, no me meé encima, gracias a Dior que lo impidió. Y no, ya hasta mediados de enero nada, porque pagar dos meses para ir quince días no me sale a cuenta.

  6. Confiesa, ¿cuántas vueltas has dado en el metro antes de despertar? XDDD Bueno, qué tal la resaca? Si te consuela, creo que hemos tenido un sábado parecido. Sólo que yo finalmente me he quedado dormida donde no debía… dos horas. Me niego a concretar dónde. Pero no era transporte ni público ni privado xD.

    Aish. Benditos sábados xD.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: