Diplodocus.

Suena: Mi coco, de Los piratas.

Hace un rato volvía de pasar una tarde genial, muy divertida y relajante, una cena divertida con algún percance muy tonto, como intentar hacer una tortilla de patatas en una sarten que se pega xD una gata celosa y agresiva aunque monísima y super cariñosa (casi tanto como yo xD)

Iba, como casi siempre que voy sola, con el ipod en las orejillas, a un volumen normal tirando a pelín alto, deseando llegar pronto a mi casa para poder perder el tiempo, que mañana es fiesta. Iba, además, leyendo las noticias de telemetro.

De repente se han montado dos chicos y una chica que hablaban bastante a gritos. Incómodo pero soportable porque han tardado poco en bajar el volumen y bajarse del metro. Lo peor ha sido después, cuando se han montado una pareja muy cariñosa y un tipo con fuerte acento italiano que iba de listo. Ella quería saber cómo se llamaba un sitio en el que ponían copas enormes, él no tenía ni idea, el italiano acababa de decidir que iba a venderle su moto al precio que fuera necesario. Se ha puesto a hablarle de un local que hay por tribunal en el que ponen copas enormes de una cosa riquísima llamada leche de pantera. Pero no, ella preguntaba por algo que tenía que ver con dinosaurios y que además estaba en argüelles, pero segurísimo, sí, unas pedazo de copas así de grandes. Que no, que es la leche de pantera, que no puede ser otra cosa, sí, así como blanquita, que parece leche pero está dulce porque lleva canela. Por un momento me han entrado ganas de gritarles “Se llama leche de brontosaurio y lo ponen en el Diplodocus, y bajad la voz, coño” pero he aguantado estoicamente con mi música sin subir para no dañar mis pobres tímpanos, que no tienen culpa de que la gente sea una maleducada del copón, y cada día más.

Pues menos mal que yo venía relajada, porque si no…

Anuncios

6 comentarios

  1. Ohh, hace tiempo, un colega me quería llevar allí, al Diplodocus… que tiempos… (snif)

  2. He preferido cultivar mi capacidad de abstracción ante este tipo de cosas porque la alternativa sería hacerme con el poder y mandar a esta gente a campos de reeducación. Ese tipo de cosas son agresiones al espacio vital de uno, así de claro.

  3. La mala educación está a la orden del día. Y los que vienen (para adultos), son finos filipinos.

  4. Vaya corte. La de veces que he ido yo en metro criticando a la chica de al lado por ir “desconectada” de la vida con su ipod en “las orejillas”… ¡y ahora resulta que van pendientes de la conversación!

    Tomaré medidas…

    O no. Me has dado una idea… La próxima vez iré hablando sobre la posibilidad de un revolcón con la de los pinganillos en las orejillas xDDDDD

  5. ¿Por qué cuando leí Diplodocus me acordé de la peli “Acompáñame”? (Si no la has visto no mereces mi amistad)

    Te echo de menos fea, VUELVE!!!

  6. Jajajajaja, si es que el metro es una caja de sorpresas. Te juro que yo no hubiera podido quedarme callada y seguro que se lo hubiera dicho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: