Cremitas, cremitas y más cremitas.

Suena: Instrucciones para salvar el odio eternamente, de Ismael Serrano

Gracias a Bichejo me he dado cuenta de que hace muuuuucho tiempo que no escribo nada sobre pinturitas. Bueno, hoy es el día.

Mis últimas adquisiciones han ido por el camino de los preparadores. Estoy suscrita a un boletín de belleza que de vez en cuando manda videoclases y consejos. Hace una temporada empezaron con las prebases, que son un paso intermedio entre la crema hidratante y la base de maquillaje. Y yo empecé a rallarme pensando que era un sacacuartos y que no servía para nada. Ignoré los avisos durante muchos boletines, pero llegó un momento en el que necesité invertir en una manta de pinceles.

Soy coqueta y me gusta maquillarme (cuando me apetece, claro). Intento tener mis productos medianamente ordenados, pero acabo acumulando muchos más de los que debería tener. Total que tenía un montón de pinceles de todo tipo, para maquillaje en crema, para maquillaje en polvo, para polvos sueltos, colorete, correctores, iluminadores, sombras, pintalabios… y decidí que había llegado la hora de poner orden porque si no se cuidan al final se estropean, y algunos tienen ya cuatro o cinco años, con lo que era necesario empezar a cuidarlos más en serio.

Hice mi maravillosa compra en la tienda que tiene MAC en la calle Fuencarral. La chica, muy agradable, me regaló una muestra de una de sus famosas prebases, y yo la probé, claro. La cosa es que me gustó, me gustó un montón, deja la piel muy suave y la base se extiende muchísimo mejor, con más facilidad.

Total, poco después acompañé a una amiga a comprarse unas sombras a MAC, y me gustó un pintalabios granate bastante intenso, que por cierto, es tendencia esta temporada, bastante más que los rojos puros, y es muy favorecedor. La dependienta me lo probó, pero además me lo probó aplicándome preparador de labios en el labio inferior pero no en el superior, para que viera la diferencia. No necesité mucho más, sólo maquillarme con esa barra en mi casa una vez. El color no quedaba igual, mis labios parecían más cuarteados y menos cuidados. El preparador de labios también funcionaba.

Cuando compré el preparador de labios me intentaron vender el de pestañas también. Si me hubiera atendido mi dependiente favorito de MAC lo hubiera comprado sin lugar a dudas, pero me atendió una chica bastante… no me cae especialmente bien, así que pasé de ella. Pero en mi cabeza resonaba la parte “evita que el rimmel se agarre tanto a las pestañas y así también las protege” del speech de la dependienta. Tras varios días de maquillaje de ojos intenso y varias horas con sus consiguientes rojeces quitándome restos de rimmel me aconsejaron ir a comprarlo. Aún no estoy muy segura de que ayude a que salga mejor cuando te desmaquillas, pero de lo que sí estoy segura es de que es una buena inversión. Peina, hidrata y separa las pestañas, da volumen y ayuda a que el rimmel se fije sin dejar pegotes cuando aplicas el de verdad. No lo he usado mucho, porque sólo me he maquillado un par de veces desde que lo compré, pero de momento me parece que me gusta.

Eso sí, el mejor, sin lugar a dudas, es el de labios. Pero no son productos muy caros, acondicionan perfectamente la piel para que el resultado sea óptimo al aplicar los productos de maquillaje y ayudan a disimular imperfecciones. La prebase se supone que alisa la piel y ayuda a mantener la hidratación sin que se noten los efectos perniciosos de los productos de maquillaje, que a veces, sobre todo las texturas en polvo, tienden a resecar. El de labios da un aspecto más jugoso al labio, a la vez que rellena las pequeñas grietas que puedan existir dejando un labio más uniforme y ayudando a aportar volumen. El de pestañas aumenta el volumen de las mismas, ayuda y facilita la aplicación del rimmel y trata las pestañas… en teoría también ayuda a la hora de desmaquillar, pero antes de garantizarlo voy a insistir un poco más.

Los tres son de MAC y rondan los 15 euros cada uno, la más cara es la prebase y el más barato el de labios. Y como estoy super perra no voy a poner links ni imágenes. Suficiente que me ha dado para escribir este articulo repetitivo, aburrido y algo carente de interés.

Anuncios

5 comentarios

  1. Con lo que me gusta a mí pintarme… Sin embargo, no había oído lo de los preparadores, creo que me apunto el de labios, aunque he de reconocer que quedo muy rara con los labios pintados. No sé si por falta de costumbre, o porque como dijo una esteticien me resaltaba la mandíbula y me hace más carapán xD.

    Jiji, qué pena con la de rojos tan bonitos que hay…

    Me apunto la recomendación también

  2. Juarl, me he acordado de cuando tenía tiempo para pintar miniaturas. Todo esto, ¿cúanto tiempo lleva?

  3. Biónica elige colores suavecitos 😛 o lánzate, seguro que no es para tanto 🙂

    Illu pues no te lo vas a creer, pero en quince minutos, media hora si tengo una ocasión especial, estoy lista ^^

  4. Interesante sugerencia,el de las pestañas me convence menos, pero probaré el de los labios…

    y sí, Illu, cualquier chica/mujer acostumbrada a pintarse puede hacer algo de los más aparente en menos de un cuarto de hora.

  5. Ayer fui a MAC y me compré el de labios, y la verdad es que tienes razón, Min, es estupendo. Me compré también un brillito y una sombra… que ya que voy… Ya tienen lo de Navidad y hay duos de sombras muy chulos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: