Hay días y días.

Suena: Sin cadenas, de Los Pericos

De repente la cosa más absurda te saca de la rutina. Y te arranca una sonrisa y un pensamiento agradable. Y ganas de seguir sonriendo. Y te da igual que no salga el sol, que llueva, que se haya terminado el verano o que tus vacaciones vayan a ser de un fin de semana.

A veces parece que el mundo se cierra a tu alrededor, que te quiere devorar y no dejar nada. El cambio de temperaturas te afecta al carácter, por no hablar del resfriado absolutamente necesario en esta época del año. Te miras al espejo y te ves peor que nunca, te salen granos que no recordabas haber tenido desde los diecisiete.

Pero en el momento menos pensado te sale un plan que no sabes cómo saldrá, pero te apetece. Te hace sonreír y te ilusiona. Puede parecer una estupidez, porque tampoco es nada del otro mundo, pero significa un respiro, salir de la rutina, alejarse de la presión constante del no saber.

Y te pintas tu mejor sonrisa, y te arreglas la pestaña, y te pasas dos horas pensando qué ropa te vas a poner para acabar echándote encima lo primero que pillas porque llegas tarde. Por el camino te das cuenta de que has estado tan activa con todas las cosas que tendrías que haber hecho en cinco días y que has hecho en tan solo dos que no te ha dado tiempo a ponerte nerviosa, y eso es bueno, porque sabes que no vas a pasarte dos horas dándole vueltas a lo primero que pilles, presa de los nervios.

Además esta vez no hay motivos para temer. Un plan inocente con un amigo cualquiera no implica nada raro. Sólo es un respiro que te permites la licencia de tomarte a pesar de que, probablemente, no deberías hacerlo. Pero te da igual, porque tienes derecho a tu ración de tiempo libre. Sabes que es un tiempo valioso que te está cundiendo menos de lo que debería porque los nervios han hecho presa de ti. No es el fin del mundo, te dices.

Y luego, al volver a casa, con la cabeza inundada por la música que sale de tu mp3, te das cuenta de que es verdad. No era el fin del mundo. Pero quizás era el principio de un nuevo mundo, de afianzar algo que te gusta, de apuntalarlo bien. Un rato de reír, ganas renovadas para lo que te viene por delante, nuevas ilusiones, la promesa de más planes. Cosas absurdas dichas con una inocencia, fingida o no, que te hace reír cada vez que las recuerdas.

Y entonces descubres lo poco que necesitas para ser feliz. Una peli divertida, un rato agradable tomando unas cañas, buena charla y mejor compañía. Algún chiste malo, quizás, que te haga soltar la carcajada cada vez que lo recuerdes.

Hay que joderse, tres meses separan mis dos últimas no-citas, y jamás hubiera pensado que pudieran parecerse tan poco una a la otra. Y lo más curioso es que podría habérmelo esperado al contrario de como sucedió, pero ahora me alegro de haber sido gratamente sorprendida. Sé que esto es un nuevo principio con recuerdos más agradables que el que, inevitable e inconscientemente, terminó ayer a golpe de Rafa Pons, que siempre consigue poner una buena banda sonora a ciertos momentos. Por ejemplo éste silencio. Que sólo me recuerda cómo hice un nuevo amigo que me va a dar muchas alegrías y espero no equivocarme al pensar que muy pocas penas.  [Puede llevar a engaño, la canción habla de una historia de amor/desamor, extrapolar a bonita amistad espero que muy duradera] Es fantástico encontrar buena gente en la vida.

No me tengáis en cuenta el tono moñas perdido, por favor, que es que estoy otra vez saliendo a CasaMiMadre y yo creo que se me nota en que me pongo tontita perdida y sueño con lentejas 😀 (Es que mi madre hace muy bien las lentejas!!)

Anuncios

5 comentarios

  1. Si es que esos planes improvisados, esos de sms en el movil que te pregunta: ¿Haces algo ahora? son los mejores. Simplicidad, risas y birras, ¿que más se puede pedir?

  2. Eso es lo bonito, la potencialidad de cada momento. Esos momentos irrepetibles, y que repetirías una y otra vez, aunque ahí está el encanto… y en el platito de lentejas xD. Lo que las he odiado yo… y sólo puedo comerlas pasadas, jajaja!

  3. Las ocasiones en que sales de casa forzándote, porque no tenías ganas de pura pereza pero sabes que te vendrá bien porque no esperas hacer nada realmente especial, sólo pasar el rato con los amigos… Si, esas son las mejores ocasiones.

  4. ¡Perfecto plan! Me gusta mucho eso que hiciste y espero que se repita y que salga igual de bien.

  5. ¿Qué sería de la vida sin esos momentos? disfrútalos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: