Saber perder.

Suena: Madrid, de La Fuga. Me permito el lujo de dejar el vídeo, además es una versión más acústica y creo que le va mucho más a la letra que la versión original. La voz de la chica también mola un montón. Espero que os guste.

La primera vez que escuché ésta canción me gustó. Me gustó la letra y el ritmo, la voz de la chica y los violines… todo en general. La cuarta vez que la escuché me dí cuenta de que la primera vez me limité a oírla.

Quizás sea un ejercicio de humildad por parte del compositor, o quizás sea simplemente una letra bonita que le ha quedado bien y ya está, pero a mí me ha hecho reflexionar un montón desde que la descubrí. Y además me la repito constante y machacantemente.

Creo que necesitaba un mensaje como éste. A veces, aunque creas que puedes conseguirlo, sobre todo cuando no depende sólo de ti, no sirve cerrar los ojos y decir “va a salir bien porque sé que voy a hacer todo lo posible para que salga bien”. A veces es necesario que alguien más diga “va a salir bien porque yo también quiero que esto funcione”

Llevo una temporada preguntándome qué había mal en mí, reflexionando sobre mis múltiples puntos oscuros, y de repente llega esta canción y me doy cuenta de que no necesariamente es así. Sí, claro que tengo buena parte de la culpa, pero no toda. Es imposible caerle bien a todo el mundo, es imposible encajar con todo el mundo, y si la vida, que es lo más largo que tenemos, se termina, nadie puede garantizar que el resto de cosas vayan a durar tanto como el tiempo que nos queda hasta morir.

Sé que no debería estar pensando, y además ni siquiera tengo quien me diga que no piense. Sé que no debería rallarme por estupideces que hace tiempo que han escapado a mi control, quizás estupideces que nunca he controlado, pero, en algunas ocasiones, es necesario que algo te haga ver el otro lado de la historia. Yo ya lo he visto. Estoy segura de que no he perdido, y estoy segura de que la suerte me está guiñando un ojo, decidida a acompañarme un trozo del camino, así que… es el momento de mirar al futuro y sonreírle, porque hoy soy un poco más consciente de que sólo puedes controlarte a ti y sólo puedes esperar cosas de ti mismo, que es la única persona que va a ser capaz de perdonarte si resultas decepcionante o decepcionado.

Creo que estoy adelantándome un poco a todo, mi recuento suele hacerse a finales de septiembre o principios de octubre, cuando empieza el curso escolar, pero cuando la realidad te pega un mordisco, lo mejor es ser consciente de ello, aunque mi consciencia de la realidad se queda aquí por hoy, por la cuenta que me trae.

Anuncios

9 comentarios

  1. Wooooo, no conocia esta versión. Más lenta gana mucho. En mi caso es a Madrid donde no tengo que volver para olvidar 😛

    “sólo puedes controlarte a ti y sólo puedes esperar cosas de ti mismo, que es la única persona que va a ser capaz de perdonarte si resultas decepcionante o decepcionado.”>>> Gran reflexión y muy cierta, ultimamente yo tambien ando muy rayado…

  2. nunca creas que todo depende de ti, porque realmente rara vez es así. interactuamos con tantas cosas día a día que, aunque no lo parezca, pocas cosas dependen enteramente de ti.
    lo único que puedes hacer por ti mismo es elegir. el resto…llámalo azar, casualidad, destino, dios, suerte o lo que prefieras pero por lo general nos viene dado.

    eso sí, el pollo que tú haces está dpm 😛

  3. Es imposible caerle bien a todo el mundo, es imposible encajar con todo el mundo, y si la vida, que es lo más largo que tenemos, se termina, nadie puede garantizar que el resto de cosas vayan a durar tanto como el tiempo que nos queda hasta morir.

    Es imposible caerle bien a todo el mundo y la gente que lo intenta es lo más patético que hay. No sé tú pero yo ya tengo bastante con aguantarme a mí mismo, así que como para aguantar a la gente que me cae gorda.

    Por cierto, lo del recuento me parece raro. La mayoría de la gente se deprime en navidades porque es, precisamente, cuando se pone a analizar la situación en la que están.

  4. Staros para mí Madrid tiene algunos de los mejores momentos de mi vida. He sido muy feliz aquí y he conocido a mucha gente que día a día sigue haciéndome muy feliz. Aunque también he tenido el contrapunto, pero a la hora de la verdad, ese contrapunto se disuelve bastante =)

    Orofëa pues sí, demasiados factores externos, demasiadas variables incontrolables y una pizquita de suerte y otra de fe. Pero al final tenemos que hacer lo máximo para controlar aquello que está bajo nuestro control y ponerlo a trabajar para nosotros. Por cierto, cuando quieras te preparo otro curry, me encantan que me digan lo bien que cocino 😉

    Illuminatus ciertamente, perder el tiempo intentando caer bien a todos sólo sirve para caer mal a todos. Lo que pasa que yo tengo una tendencia bastante molesta a que me de pena “deshacerme” de la gente, no porque me caiga mal, sino porque la relación ha muerto de forma natural, soy una sentimental. Yo en Navidad me deprimo porque noto muchísimo que me faltan seres queridos, alguno que es antinatural que ya no esté, y los echo de menos y saber que nunca voy a volverlos a ver me hace llorar porque me quedé sin decirles suficiente lo muchísimo que los quería. Los recuentos me enfurecen, como mucho, pero deprimirme? no, aún soy joven y estoy más que a tiempo de triunfar 😉

  5. El problema con lo de “deshacerse” de la gente es que, muchas veces, el único que pone algo de su parte es uno y el otro pasa, ya sea por activa o por pasiva. Eso jode, claro que jode, y mucho pero también uno tiene que preguntarse si se va a quedar de primo para que sean los demás los que saquen algo de la relación. Eso sin contar con los que luego, muchos meses (algunos, años) después, quieren algo de tí.
    A estas alturas ya sé quienes son mis amigos de verdad y si eso reduce mi círculo social a seis o siete personas, me da lo mismo. Las relaciones de amistad, amor y afecto son recíprocas, cualquier otra cosa es parasitismo.

  6. Ojalá las cosas sólo dependieran de uno, pero hay taaaantos factores…

    Lo que sí es verdad es lo difícil que es encajar en algún sitio. Yo cuando llegué a Granada de nuevo tardé un año en encontrar un lugar en el que encajar bien. Por el camino he tenido que deshacerme de gente. Es una pena, pero con lo corta que es la vida no merece la pena gastar tiempo en intentar prolongar algo que ya ha muerto de muerte natural. Y si el algo nos está dañando, vamos, ya ni te cuento.

  7. Ya he vuelto…Y NO PIENSES!!! Que ahora no toca…

  8. Las personas de nuestro alrededor, por mil y un factores, a veces, separan sus caminos de los nuestros.. si realmente fue auténtico vuelven, o volvemos, o de alguna manera están, o estamos, porque lo que se cosechó, queda para siempre. Y una lección muy importante que a mi me dio la vida y que tú citas, es decir te quiero, y por supuesto, demostrarlo y expresarlo día a día, a la gente que está a nuestro lado y que queremos. Caer bien a todo el mundo es imposible y sería un coñazo no?
    Me quedo con una frase dicha por tí: aún soy joven y estoy más que a tiempo de triunfar! pues eso, a por ello! que hay que ponerse en marcha!

  9. Me alegro de que hayas podido darte cuenta de que tu solo tienes una parte de la culpa en ti misma yq ue hay tantas y tantas cosas que te influyen, muchas de las cuales no puedes evitar… siéntete mejor por hacer las cosas que estén en tu mano, y no te sientas mal por las que se te escapan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: