Feliz BlogDay

Suena: In the cold cold night, de The white stripes.

Hoy es el día internacional del blog. A lo largo y ancho del mundo se celebran talleres, conferencias y otras actividades relacionadas con el mundo de los blogs. El BlogDay nació hace cinco años y es uno de los eventos más seguidos internacionalmente en lo referente al mundillo. Yo lo he descubierto este año gracias a twitter (sí, ese sitio en el que jamás me daría de alta y que al final me ha hecho caer, no como Facebook) y he decidido unirme a la celebración.

Si tu también quieres participar, sólo debes seguir estas sencillas instrucciones:

  1. Encontrar 5 nuevos blogs que consideras interesantes.
  2. Informar o advertir a los autores seleccionados tu recomendación para el BlogDay.
  3. Escribir una descripción corta de cada blog y enlazarlos.
  4. Publicar una entrada el 31 de agosto, el BlogDay, mencionando los 5 blogs que recomiendas
  5. Agregar el tag BlogDay de Technorati: http://technorati.com/tag/blogday2009 y un enlace al sitio BlogDay: http://www.blogday.org

Mis cinco blogs van a ser descubrimientos recientes y minoritarios que hayan aparecido poco por aquí.

En primer lugar, Dos o tres cosas interesantes, maravilloso blog personal que descubrí ayer fisgando entre las estadísticas. En él, Random Harvest nos cuenta su vida de una forma muy amena, y además nos reseña pelis y libros sin despeinarse la tía. Es muy entretenido y muy ágil. Muy recomendable.

En segundo lugar, Prúebame Blogger, en él, Mr. Blog lo mismo hace un refrito de imágenes filosóficas, que te pega una conversación especialmente graciosa de msn, te abre un consultorio o te hace una recopilación de los mejores palabros de verificación que ha visto en blogger, tanto suyos como de los lectores. Es entretenidísimo y me encantan los refritos de imágenes filosóficas, por ellos me enganché al blog 🙂

En tercer lugar, Brielandia, donde Brie (¡como el queso!) nos cuenta lo primero que se le ocurre, planes, viajes, vídeos, viñetas… sí, la mía va a ser una lista de blogs personales, ¿y qué? xD

En cuarto lugar, Los monos del laboratorio, el blog de Illuminatus, donde tan pronto te cuenta las adquisiciones más frikis de su último viaje, como sus aventuras de becario como te enseña a preparar pasta casera. Es uno de esos blogs que hay que ponerse a leer con tiempo, porque las entradas suelen ser largas. Muy buenas, pero largas, que no es algo que sea malo, sólo es algo que hay que tener en cuenta cuando uno se pone a ello.

En quinto lugar, Freyisuisse de sabores, donde Freyi, encantadora y majérrima y supersimpática amiguiña con la que estuve degustando sushi el sábado, nos cuenta cualquier cosa, y además nos ameniza con poemas. Sólo falta que ponga uno de sus maravillosos y divertidísimos programas de radio ^^ que además tiene una voz muy agradable.

Combo especial, una mujer increible, que tiene un blog maravilloso, que tras años de ausencia ha vuelto con las mismas ganas y el mismo encanto, y que además me apaña muy bien las actividades porque me fio de su criterio. Bo Peep con su incombustible Chica con falda roja. Creo que es uno de los mejores blogs que he leído nunca, culto, tierno, sencillo y entretenido. Lo tiene todo.

Y con esto y un bizcocho llegamos al final, feliz día del blog 2009 a todos.

Melancolía

Suena: Mad about you, de Hooverphonic

Hace un mes que no veo a mis padres. Hace un mes que no estoy en mi casa, con mi familia. Y la verdad es que me muero de ganas. Echo de menos levantarme en mi cama, echo de menos que mami me prepare el café en cuanto me oye moverme de la cama, y que me pregunte qué quiero comer. Echo de menos sentarme en la banqueta y decirle “mami quiéreme” y que ella venga y me abrace y me de mimos.

Hablo con mis padres casi todas las noches. Algunos días también por la mañana y muy eventualmente a mediodía. Cuando estoy en su casa no soy muy charlatana, porque con estar allí y sentirles a mi lado me vale, no necesito hablar hasta que no me queda nada que decir, no necesito contarles cómo ha sido el día, porque han estado conmigo.

Últimamente noto la distancia. Noto que echo de menos volver con ellos, que me mimen y me malcrien hasta el infinito, y es cuando me doy cuenta de lo sencillo que era todo cuando vivía a una hora en coche de casa.

Me gusta Madrid y por ahora no me planteo cambiar de ciudad (mentira, sí lo hago, pero pocas veces y poco en serio, tengo muchos más amigos aquí que en cualquier otro lado del mundo) pero me da mucha rabia que quede tan lejos de ellos.

¿Es esto lo que los gallegos llaman morriña?

(Entrada escrita sin pensar, siguiendo los consejos de la encantadora Bichejo)

Saber perder.

Suena: Madrid, de La Fuga. Me permito el lujo de dejar el vídeo, además es una versión más acústica y creo que le va mucho más a la letra que la versión original. La voz de la chica también mola un montón. Espero que os guste.

La primera vez que escuché ésta canción me gustó. Me gustó la letra y el ritmo, la voz de la chica y los violines… todo en general. La cuarta vez que la escuché me dí cuenta de que la primera vez me limité a oírla.

Quizás sea un ejercicio de humildad por parte del compositor, o quizás sea simplemente una letra bonita que le ha quedado bien y ya está, pero a mí me ha hecho reflexionar un montón desde que la descubrí. Y además me la repito constante y machacantemente.

Creo que necesitaba un mensaje como éste. A veces, aunque creas que puedes conseguirlo, sobre todo cuando no depende sólo de ti, no sirve cerrar los ojos y decir “va a salir bien porque sé que voy a hacer todo lo posible para que salga bien”. A veces es necesario que alguien más diga “va a salir bien porque yo también quiero que esto funcione”

Llevo una temporada preguntándome qué había mal en mí, reflexionando sobre mis múltiples puntos oscuros, y de repente llega esta canción y me doy cuenta de que no necesariamente es así. Sí, claro que tengo buena parte de la culpa, pero no toda. Es imposible caerle bien a todo el mundo, es imposible encajar con todo el mundo, y si la vida, que es lo más largo que tenemos, se termina, nadie puede garantizar que el resto de cosas vayan a durar tanto como el tiempo que nos queda hasta morir.

Sé que no debería estar pensando, y además ni siquiera tengo quien me diga que no piense. Sé que no debería rallarme por estupideces que hace tiempo que han escapado a mi control, quizás estupideces que nunca he controlado, pero, en algunas ocasiones, es necesario que algo te haga ver el otro lado de la historia. Yo ya lo he visto. Estoy segura de que no he perdido, y estoy segura de que la suerte me está guiñando un ojo, decidida a acompañarme un trozo del camino, así que… es el momento de mirar al futuro y sonreírle, porque hoy soy un poco más consciente de que sólo puedes controlarte a ti y sólo puedes esperar cosas de ti mismo, que es la única persona que va a ser capaz de perdonarte si resultas decepcionante o decepcionado.

Creo que estoy adelantándome un poco a todo, mi recuento suele hacerse a finales de septiembre o principios de octubre, cuando empieza el curso escolar, pero cuando la realidad te pega un mordisco, lo mejor es ser consciente de ello, aunque mi consciencia de la realidad se queda aquí por hoy, por la cuenta que me trae.

Curry japonés de pollo.

Suena: Abril, de La Fuga.

La receta de hoy es muy muy resultona, aunque no es nada complicada. Lo más difícil es encontrar los ingredientes. Yo los compro en un supermercado chino que hay en los bajos de Plaza de España. Supongo que en Barcelona será sencillo encontrar, ahora, si hay algún soriano leyéndome… lo mismo lo tiene jodido.

Para empezar, lo complicado. Una tableta de curry japonés. Hay suave, medio y fuerte, indican los grados de picor. Yo uso el medio siempre, porque a quien no le gusta el picante no le mata y a quien sí le gusta no lo nota demasiado soso. Un bote de leche de coco. Yo he usado leche de coco en polvo, por probar, así si sale bien no tengo que cargar con latas la próxima vez que me vaya de visita cocinera. Y hasta aquí lo difícil.

Como guarnición le va de miedo el arroz basmati. Yo lo compro en el mismo supermercado chino, por aquello de que es tailandés, o indio, chino… pero superaromático. El SOS de toda la vida de dios sirve, pero no es lo mismo.

Ahora lo fácil. Pimiento rojo, pimiento verde, cebolla, calabacín, champiñones, zanahoria y pechuga de pollo. La carne puede cambiarse por ternera, pero personalmente no me sabe igual de bien. Se pueden añadir o cambiar verduras al gusto.

Lo primero es cortar las verduras en trozos medianos, más o menos de bocado. Se sofríen ligeramente y por orden, primero la cebolla, se añaden los pimientos, después la zanahoria y el calabacín. Se pasan a una cazuela y se libera la sartén. Se añade medio litro de agua a las verduras. En la sartén se sofríen ligeramente los champiñones y la pechuga de pollo cortada en dados.

Mientras, en una cazuela pequeña, pondremos la leche de coco a calentar con la tableta de curry, que se irá deshaciendo lentamente y dando un color marrón oscuro a la mezcla. Remover para que se disuelva bien y no se pegue.

Se añaden los champis y el pollo a la cazuela de las verduras, se reserva la cazuela del curry y se pone a cocer el arroz. El que yo uso es super fácil, basta con poner un poco de aceite de oliva, echar el arroz previamente lavado dos veces, dorar un minuto, añadir agua hasta que cubra como dedo o dedo y medio al arroz, fuego máximo y dejar cocer, cuando casi no quede agua se aparta del fuego y se deja reposar. Mientras, cuando haya hervido un poco el pollo con el resto de verduras, se le agrega la mezca del curry y se deja cocer para que mezclen los sabores y reduzca un poco el caldo.

Cuando veáis que el curry tiene cierta consistencia, que no parece sopa, se apaga el fuego y se deja reposar un poco. Se sirve a un lado arroz y al otro lado curry, y cada cual lo mezcle… o no, para gustos.

Propuesta de Presentación

Propuesta de Presentación

Variaciones:

Staros tiene un remedio infalible para sustituir la leche de coco: yogur de coco. No lo he probado, pero me fio de él. Nunca usar leche o nata normales. No dan buen resultado.

Si no podéis encontrar curry japonés, sirve perfectamente el amarillo del super, no es lo mismo, pero sirve para el apaño.

Si amáis el picante, podéis usar curry tailandés, incluso el muy suave pica. Personalmente no me gusta.

Y hasta aquí la receta de hoy. Espero que os guste =)

Lo he hecho.

Suena: Cabecita loca, de Amaral.

He hecho algo que está mal. Una cosa la mar de fea. Por primera vez en mi vida he aprovechado ventajas de una cadena comercial para ahorrarme unos euros.

Como os contaba en la entrada anterior, estaba redecorando mi vida.

Pues más o menos he terminado.

Tenía que montar una lámpara y una estantería de Ikea. Majísimas. Necesitaba un destonillador de estrella, un destornillador plano y un martillo. Trece tornillos, doce topes y diecinueve clavos. Sólo para eso necesitaba como veinte euros en material de bricolage que probablemente no vuelva a necesitar hasta dentro de varios años.

Bajé al Corte Inglés. Compré un juego de destornilladores y un martillo. Monté la estantería. Monté la lámpara. Recogí los trastos, comprobé su perfecto estado. Hoy he recuperado mi dinero y he devuelto los materiales. Y ni siquiera me siento mal, ni aprovechada, ni egoísta ni nada. Lo mismo influye que les he dejado el dinero en el supermercado.

Redecorando mi vida.

Suena: El blues de la generación perdida, de Amaral.

Bichejo tenía razón. Vivo en una de las mejores zonas de la Capital. Mi casa es maravillosa. Mis compañeras también lo son. Sólo me falta montar los muebles y terminar de instalarme, que es un poco coñazo, pero teniendo en cuenta lo odisea que ha sido ésta mudanza, ya no me queda nada.

El siguente paso, supongo, puede ser bien seguir con mi agenda de teléfono y mi msn, con mi vida en general, o bien darle al blog, quitar enlaces que no actualizan, o que han dejado de interesarme, o que, simplemente, ya no me apetece visitar por lo que sea. Pero supongo que eso puede esperar a otoño, por esta estación he tenido cambios suficientes.

Además, no se pueden empezar etapas con pesimismo, que se gafan, y sé que voy a ser muy feliz en esta casa.

El meme de la página 161

Suena: Hace calor, de Los Rodriguez.

Zor me ha pasado el meme de la página 161. Confieso que pensaba robárselo a Bichejo, y me alegra infinito que no haya sido necesario alcanzar esos extremos xD. Las reglas son tan sencillas que no las voy a cumplir por decisión propia y meditada xD

1- Coger el libro más cercano.

2- Abrirlo por la página 161.

3 Leer la quinta frase.

4- Mandarla a otros 5 blogs.

El libro más cercano es Las ovejas de Glennkill, de Leonie Swann. Si lo abro en la página 161 y busco la quinta frase puedo leer:

Yo creía que era apacible.

Es el final de un diálogo. No diré más. En cuanto a lo de cargar el muerto a cinco bloggers… no quiero que nadie me odie, sirvanse ustedes mismos 😀