¿Cambios?

Suena: Lolita, de Vega.

Cita del día: ¿por qué me torturas llevandome a M.A.C.?

Pensamiento inconsistente: debería dejarlo ya, y ponerme con cosas productivas, total, creo que ya se acabó lo que se daba. Y no sé si realmente me pesa.

Llevo unas semanas un poco revolucionada. Tengo pendiente dejar pasar el último segundo de unos diez minutos que están siendo especialmente difíciles. Están siendo especialmente difíciles porque él me mola, y no quiero que pasen, pero creo firmemente que no hay donde rascar, así que es absurdo empeñarse en algo que no puede ser. Además tengo que retomar la actividad, tengo cosas pendientes, y además dentro de dos semanas me cambio de casa.

Además desde antes de lavarle la cara al blog ya vengo un poco… atacada. Hay, de nuevo, cosas que quiero cambiar en mi vida. Unas cuantas. Y siempre empiezo por el pelo. Siempre que me cambio el pelo pasa algo importante en mi vida, normalmente la lío, otras veces, simplemente, me resigno y paso página. He reflexionado acerca de ello, pero no he conseguido sacar nada en claro, sólo sé que es una alarma. Es como el despertador, que marca el comienzo de la jornada, para mí, un cambio de look marca el principio de un cambio.

El problema era que no iba a Bilbao hasta Septiembre, y en la medida de lo posible quiero ser fiel a mis peluqueras de allí. Hace muchos años, y ya sólo tengo que dar pistas: quiero cambiar, pero no cortes, cambiame el color, corta, haz lo que quieras que necesito un cambio radical. He salido de esa peluquería con mechas rubias, moradas, rojas, cobres, con el pelo cobre, caoba, violín, chocolate, castaño oscuro, con variaciones entre los colores de las mechas y del resto de la melena, con flequillo corto, con flequillo largo, con capas, con el pelo cortado a la altura de la nuca… teniendo en cuenta que mi pelo es rizado por naturaleza y genética tiene mucho mérito haberme dejado hacer tanto cambio.

Me planteaba seriamente hacerme un viajecito extra para pegar un cambio. Para terminar capitulos de mi vida que no tienen un final feliz. Para conjurar nuevos comienzos más halagüeños.

También me he planteado, Bichejo lo intuyó demasiado bien, pegar cerrojazo, borrar la cuenta de wordpress y de google con éste perfil, desaparecer a la francesa. Pero no merece la pena, porque este sitio me gusta, y es mi casa, y yo no soy nómada, esto ya lo comentaba alguna vez (pero no me apetece buscar el link, así que no lo enlazo)

Hasta que, de repente, esta tarde, después de dar una vuelta con una amiga del máster y su hermana, me he dado cuenta de que, probablemente, es la última vez que me acerca a esta casa con su coche. Y ha sido en ese momento cuando he sido consciente de que ya tengo mi cambio. A principios de mes cambio de barrio, de distrito, de compañeras de piso, de estación de metro, de habitación, de casa, de cama, de absolutamente todo. ¿Es que acaso necesito más cambios para reconstruirme a mí misma? Porque tiene pinta de que no, ¿eh?

Curiosamente esa idea me ha puesto de muy buen humor. Aunque el maldito catarro de verano persista. En fin, son gajes del oficio, ¿no?

Anuncios

6 comentarios

  1. Los cambios, si son necesarios, son necesarios (valga la redundancia)

    Y sin con ellos te sientes bien, pues es lo mejor que puedes hacer.

    Un cambio en el exterior hace que el resto note que algo ha pasado, pero lo verdaderamente importante es cambiar el interior. De nada sirve comprar un equipo de música de la leche para escuchar canciones de Bom Bom Chip. Vamos, que lo que intento decir que de nada sirve cambiar la carcasa si por dentro el equipo es el mismo.

    Los cambios deben empezar desde dentro y acabar fuera. Claro que siempre es más fácil cambiar lo de fuera y mantener lo de dentro igual, pero guardando las apariencias

    Que me lío: si merece la pena, sigue. Sino, a vivir que son dos días, y será por hombres en este mundo…

    PD: no sabía que existía el color violín

  2. >>>PD: no sabía que existía el color violín

    Sí, es marrón con mechas grises (que imitan a las cuerdas).

    Otro color con nombre de instrumento musical es el color piano: negro con mechas blancas (o al revés).

    Yo esos medio los controlo, no creas (pasé muuuuchos años relacionado muy de cerca con gente del mundillo musical). Son los colores con nombre de fruta los que todavía se me resisten.

  3. Min, Min, Min, no llames cambio a evolución, que no es lo mismo, por mucho que digan que son sinónimos. Con la evolución conservas tu esencia, con el cambio no. Ademas. como peirdas tu esencia, te voy a dar la hostia del siglo, tú sabrás. 😀

  4. Pues ya verás que el cambio te va bien. Simplemente cambiar de casa y hacerte a una nueva vida, puede ayudarte a dejar malos rollos atrás…

    suerte!!!!

  5. hija, todas nos hemos planteado alguna vez dar cerrojazo y borrar cuentas…(que levante la mano quien no lo haya pensado al menos una vez)
    eso es sólo un síntoma de que necesitas cambiar ALGO.
    PERO NO TODO.
    y ya lo has hecho: le has lavado la cara al glob, te cambias de casa…te quieres cambiar el pelo…(en esto coincido contigo: para mí, no hay verdadero cambio sin un buen corte de pelo).

    por cierto, este es el estilo de entrada que me gusta y que echaba de menos…

    besines

    P.S. estoy de acuerdo con C: evoluciona, pero no cambies…
    P.S.S. seguiiiimos sin conectar en lo musical, snif

  6. Mskina el problema es que, indefectiblemente, acabo fijandome en capullos. Salvadas excepciones, pero ahora mismo quiero olvidarme de ellas. Debería hacerme lesbiana, pero es que me tiran mucho los tíos… :$ mua!

    Zor es increible que seas ocurrente hasta a esas horas intempestivas xD mua!

    C. yo también te quiero, mucho, y lo sabes. Gracias por ejercer de hermano mayor cosexixis. mua!

    Lena eso espero, y desde el lunes va a ser completo. Bueno, quiero decir que el lunes comienza y eso xD mua!

    winagreta es que sin un cambio de pelos no hay cambio posible, está super claro que es el principio y lo más vistoso 😛 jum… me asusta que estés de acuerdo con C. que es un peligro encantador. En la próxima entrada te pongo algo de Tom Waits, que me compré ayer dos disquitos suyos, a ver si mejoramos. O el Last Goodbye de Jeff Buckley. Tendré que sacar mi vena indi… mua!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: