Hombres que amo/odio (II)

Suena: Muérdeme, de Los Romeos.

Pensamiento inconsistente: probablemente debería empezar por otro.

Dado que Biónica ha sido superentusiasta con el post anterior, voy a colgar una nueva entrega de hombres que amo/odio, dedicada especialmente a ella 🙂 [ya sé, fin de semana, julio, rebajas, vacaciones… es una excusa como cualquier otra XD y además no puedo dormir]

Tipo 2 de hombre que amo: El Dominante.

El Dominante es un tipo de hombre muy seguro de sí mismo, y al que le gusta experimentar, no se acobarda ante nada, y nunca dice que no. Más bien es un “segura?” que hace que una desista xD.

El Dominante sabe mucho. Mucho de todo. Especialmente de los entresijos de las relaciones. De todo tipo de relaciones, desde rollos ocasionales hasta parejas de larguísima duración. Y usa sus conocimientos.

El Dominante sabe llevarme al límite. Es capaz de acercarme tanto a mis propios límites que, si me dejara ahí, probablemente yo no sería capaz de volver sola. Es un hombre que no teme forzarme para que explore cualquier cosa de cualquier ámbito de mi vida. Sabe mantenerme al borde del abismo sin dejarme caer. Incluso me anima a que saque un pie, pero me tiene bien agarrada.

El Dominante lo es también en el dormitorio, aunque está tan seguro de sí mismo que no teme ceder las riendas. Le gusta manejar la situación, y es capaz de hacerlo incluso cuando es el dominado, porque su seguridad lo abarca todo. No teme experimentar y nunca dice no a algo que no ha probado y no rechaza de plano, y en el último caso a veces tampoco dice que no. Como contraprestación, exige una mente abierta que esté dispuesta a explorar tanto como él. Se aburre rápido de las cosas rutinarias.

Y lo más importante, además de que siempre tiene un as en la manga, el Dominante no exige, ni pide ni ordena, sólo sugiere cosas que son difíciles de rechazar.

Tipo 2 de hombre que odio: El Mandón.

El Mandón se parece al Dominante en que pretende llevar la voz cantante y decidir, explorar y sugerir.

El Mandón se diferencia del Dominante en que no sabe hacerlo. Si algo no es como él quiere se enfada, se enfurruña, se niega en redondo, no cede ni un milímetro. Al Mandón le gusta que se hagan las cosas que él quiere hacer y como él quiere hacer. Todos tienen que ceder a sus caprichos, aunque él no es capaz de ceder nunca, y mucho menos de permitir que alguien a quien no le apetece determinado plan se descuelgue.

El Mandón también pretende mandar en la cama, te exige que quieras probar todo lo que se le pasa por la cabeza, pero no está dispuesto ni a cambiar de marca de preservativos para complacerte a ti. Tiene que encantarte todo lo que él propone, porque para eso es el que lleva la voz cantante en la relación, en cualquier tipo de relación. Incluso cuando no hay relación. No sabe inducir el deseo de probar cosas nuevas, simplemente espera que sus órdenes sean acatadas.

A pesar de que el Mandón puede parecer Dominante si no se le conoce bien o no se le ve venir, pronto se nota la diferencia, en cuanto aparece la primera contrariedad o la primera negativa a sus planes. Se pone como un energúmeno y normalmente se molesta.

El Dominante, en determinadas situaciones, puede convertirse en Mandón, pero bastará con una sutil indicación para que se de cuenta de que se está comportando como un capullo. Si no cambia su actitud inmediatamente y no tiene pinta de ser un juego, cuidado, usted no está hablando con un Dominante enajenado, sino con un Mandón mal disfrazado.

Anuncios

6 comentarios

  1. Añado: Y el mandón te pierde el respeto. Añadiría como instrucciones de uso, no estar con un dominante-mandón si se goza de un carácter complaciente xDDD, además el dominante-mandón (creo que digievolucionan dentro de la relación xD) siempre lo hace todo mejor que tú.

    Ah, temblad ahora que hay manueles de instrucciones xD

  2. El Mandón no te respeta nunca! No sabe lo que es respetar a algo/alguien que no sea él mismo.

    El Dominante nunca digievoluciona a Mandón, es que era un Mandón disfrazado 😉 (Creo que estoy usando Dominante de una forma un poco rara, un poco al modo en el que se usa en sado :S)

  3. Ostras, que buen post. Me ha gustado mucho (y de paso me he leido el anterior). Muy buena la diferenciacion entre un tipo y otro.
    Con tu permiso, he llegado a tu blog de rebote en rebote desde otros blogs. 🙂

    Saludos

  4. Gracias 🙂 me alegro de que te haya gustado, sé bienvenida y quédate todo lo que quieras por aquí 🙂 al fondo hay un sofá para que te acomodes 😉

    Saludos.

  5. entonces un mandón es un dominante sin carisma, sin inteligencia y completamente egoista, no?

    o no me he enterado de nada?

  6. Más o menos, Orofëa, más o menos. Te veo rápido 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: