Al fin es viernes

Suena: The Sound of Silence, de Simon & Garfunkel

Cita del día: sonríe, sonríe, sonríe.

Pensamiento inconsistente: hay cosas que no tienen sentido ahora y no lo van a tener nunca jamás. Es lo que hay.

Al fin viernes, y además ya casicasi sábado.

Llevo una semana un poco de mierda, aunque he salido y he hecho cosas, pero no me he despejado, no he rendido como debería haber rendido y no he estado bien en general. Ha sido una semana para no recordar. En parte es culpa del calor, y en parte es culpa mía, por agobiada de la vida.

A pesar de que el miércoles comí con una compañera de clase a la que adoro, que cené con MinAmigoGuapoGuapísimo, que hoy ha llegado una de mis mejores amigas a casa, que nos hemos escaqueado cuatro amiwitas del máster de laboral para irnos a desayunar al vips, y que he comprobado que los camareros del vips tienen sentimientos y no son robots, no ha sido mi semana.

Hoy he vuelto a casa contentita, porque me ha hecho muchísima gracia el suceso. Nos sentamos las cuatro a desayunar en el Vips de Gran Vía con Plaza de España. Viene el camarero. Mi compañera S. empieza a pedir y el hombre dice “para, vamos a ver, -me mira- ultimamente has empezado a venir por aquí y no me sonríes nunca, ¿es que no piensas sonreirme nunca? venga, que sí, una sonrisita para un pobre camarero”

Como podéis imaginaros, le he sonreído y me he excusado “es que no suelo sonreír”… pero no contaba con el factor amigas. “¿Cómo que no sueles sonreír? Si te pasas el día descojonada, tía, ya te vale” y yo como podía “nono, a desconocidos no les sonrío nunca, no me digas que sí porque no es verdad” Y el camarero detrás… en fin, que al salir del Vips le he sonreído de nuevo, “Hasta luego :)” y me suelta “muy bien, así me gusta” mientras me da una palmadita en el brazo…

Pues sí, me he vuelto a casa en plan “oh, mira, menos da una piedra, lo mismo te hace descuento o te da vales de dos por uno la próxima vez que aparezcas por ahí… si es que la vergüenza te deja volver”

Al llegar a casa estaba ya mi amiga, y ha sido un reencuentro genial después de cinco meses clavados sin vernos. Hasta tenía un regalito para mí sola ^^ lo cual sí que me ha alegrado, porque es una colonia que me encanta y de la que fundí dos pruebas en cuanto me las dieron, así que lo mismo va a ser que está empezando a mejorar… sólo falta que se pase este maldito calor. Al menos el estrés de la entrega del cuaderno particional ha pasado porque ya está entregado. Tengo cosas mal, y lo sé, pero bueno, es tarde para pensarlo, a mí se me pasaron y ya no tiene remedio. Tampoco es tan grave, vienen siendo como mil trescientos  euros… pa’pagar al albacea xD (eso sí, yo por mil trescientos euros no me vuelvo a meter en un marrón así… o quizás sí, pero que me den ellos las descripciones registrales y los números de catastro y esas cosas xD)

Próximamente… ¿Qué cuadro es cada uno de mis bloggers/comentaristas favoritos? Permanezcan atentos a sus pantallas.

Anuncios

Una respuesta

  1. ¡¡Qué guay lo del camarero del VIPs!! Yo creo que eso sube la moral a cualquiera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: