Fauna laboral (II)

Suena: Deseos de cosas imposibles, de La Oreja de Van Gogh. Prometo dejar de ser monogrupo.

Cita del día: No puedo sopotarle.

Pensamiento inconsistente: tal vez debería dejar de hacer eso. Soy una pequeña autoflageladora. Pero es que evitarlo supone demasiado esfuerzo. Y no sé si  me alcanza la voluntad para tanto.

Estábamos en el jueves pasado. Hice dos entrevistas, una por la mañana, en Chamberí, otra por la tarde, en Velázquez. Hoy os contaré la de la mañana.

La mujer, rubia con mechas, me contó sus aspiraciones a corto plazo y lo que andaba buscando. Fue muy sincera conmigo, y como agradecimiento yo fui muy sincera con ella.

Estuvimos hablando un rato, más que una entrevista era una charla distendida de profesional experimentada a profesional incipiente. Me habló de sus intentos por conciliar su vida familiar con la laboral, de que se quedaba sin la chica con la que concerté la cita, de sus socios, de lo jodida que está la cosa, incluso para nosotros, los buitres carroñeros abogados, que vemos cómo nuestras carteras de clientes crecen con el mal momento económico.

Me trató como a una igual que empieza, me explicó lo que andaba buscando, me dijo que necesita incorporar a alguien ya. El sueldo es malo, de todas maneras es un 100% mejor de lo que gano ahora. El plan de carrera es prometedor, a pesar del penal, que no me simpatiza. La oferta es buena, además no llevan lo que hasta ahora ha sido mi mayor ámbito de actuación, con lo cual creo que puedo tener un futuro en esa empresa si entro a formar parte de ella.

El problema es que no tengo tiempo. Quiero decir, estoy demasiado ocupada con otras cosas, compromisos previos y otros planes que me roban tiempo, mucho más del que tengo, y no me sobra todo el que ella necesita. He pasado todo el puente pensando. Mientras redactaba escritos, pensaba, mientras estaba fuera con mis amigos, pensaba, mientras estaba en casa con mis padres, pensaba, incluso cuando estaba en el cine viendo Un conejo sin orejas pensaba. Sé que es contraproducente, y que no debería romperme la cabeza, pero no puedo parar mi silebro de merengue, así que me he pasado todo el puente pensando. Y hoy también he estado pensando. Un auténtico coñazo, lo sé.

Al final he tomado una decisión, aunque para ello he comentado el asunto con personas muy relevantes para mí y con algunas un poco menos relevantes pero con, a mi juicio, buen criterio. Sólo me queda cruzar los dedos y rezar las letanías (que no me sé) para que mis decisiones encajen con las de la entrevistadora. Porque realmente me encanta el despacho.

Anuncios

8 comentarios

  1. A veces estas cosas suceden, me refiero a que tus deseos se pueden ajustar perfectamente a los deseos de los demas. Si el despacho te gusta debes intentarlo por todos los medios. En cuanto a que piensas demasiado Min…. cedo el turno a los que vienen detras.

    C.M, con la mente en el serengeti

  2. Confesad, os gusta jugar con mi sistema de moderación de comentarios variando vuestros nicks en puntos, comas, tildes y diéresis.

    Sí, claro que se pueden ajustar, pero es muy muy difícil, anyway voy a probar suerte, pero hay algo que, a pesar de ser una obviedad, es una verdad universal: todo el mundo tiene mucho potencial en las entrevistas y de nada sirve que yo sepa que mi potencial es real, pero que necesito sentirme cómoda para desarrollarlo plenamente, porque a esa señora todo el mundo le ha dicho exactamente lo mismo.

    Min echa el freno a su silebro de merengue, la decisión está tomada desde ayer

  3. “Estuvimos hablando un rato, más que una entrevista era una charla distendida de profesional experimentada a profesional incipiente. Me habló de sus intentos por conciliar su vida familiar con la laboral, de que se quedaba sin la chica con la que concerté la cita, de sus socios, de lo jodida que está la cosa, (…) Me trató como a una igual que empieza, me explicó lo que andaba buscando, me dijo que necesita incorporar a alguien ya.”

    No es por tocar los huevos, y espero que todo vaya bien, pero esto ya lo he visto muchas veces. Todos los jefes son majos hasta que un día decides que pasas de hacer horas extras, o pides cobrarlas, o algo por el estilo. En ese momento te recordarán “lo jodida que está la cosa” y lo mucho que han hecho por ti; automáticamente pasarás de ser “esa chica tan maja” a, con suerte, “trabaja bien… cuando le da la gana”.

    Espero que tengas suerte…

  4. Lo sé Lanarch. Estoy en un trabajo en el que me siento así. Aunque me tomo mis licencias. con suerte, el día que llegue a ese estado en mi próximo trabajo tendré la experiencia que piden para saltar a puestos medianamente decentes… o para autonomizarme incluso, aunque ahora mismo no entra en mis planes, pero who knows.

  5. ¡El palo y la zanahoria, Min! ¡Eso es viejo como el mundo! Cuidado, querer ser jefe es el primer paso hacia el sexo anal a precio de hora extra…

  6. Mira, esta vez no voy a hacerte comentarios ocurrentes, porque paso de líos, pero no me importaría ser mi propia jefa si eso me permitiera vivir desahogadamente. Total, las horas extras las acabas haciendo igual, y además no te las pagan, cuando manejas tu la pasta supongo que te las puedes cobrar 😛 (Y no quiero ser jefa, no quiero un megadespacho ni nada de eso, sólo trabajar para vivir en algo que me apasiona, y ya.)

  7. Obviamente no conozco los detalles de todo esto, con lo que es difícil opinar, pero me parece genial que te pienses bien estas cosas y no aceptes lo primero que te ofrezcan tal cual. Yo alguna vez he aceptado un trabajo sin estar muy convencido, porque me venía bien y me daba pereza seguir buscando algo mejor, y luego eso ni dura ni termina bien. Así que si te lo puedes permitir, mejor piénsatelo bien y pon tus condiciones!

    mucha suerte

  8. Gracias a que tengo unos padres que no me merezco puedo permitirme esos y otros lujos Oraculador xD Lo jodido es que el trabajo me encanta, y el despacho también, pero ahora mismo no dispongo del tiempo necesario para empezar, snif

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: