necesito aire

Suena: You’ve got a friend, de Carole King.

Cita del día: quiéreme un poco, anda.

Pensamiento inconsistente: espero que con el estrés y los nervios de punta se me vaya el periodo lapa.

Llevo dos semanas diciendo a la gente que me rodea que me quiera. No todo el rato, pero cuando me da soy lo peor. Mi amiga N. que para colmo es mi casera ha estado esta semana en Madrid. Hacía medio año que no nos veíamos y la echaba de menos un montón. La he pedido que me quisiera como tres o cuatro veces en cinco días, y eso que he estado el 90% del tiempo dormida, estudiando o en clase. Además mis compañeras A. y S. flipan conmigo, porque a ellas también las he pedido que me quieran. Y hoy una amiga de mi madre se ha quedado absolutamente perpleja y muerta de la risa cuando me he puesto en cuclillas, me he metido entre las piernas de madre, la he abrazado y la he dicho “hazme el favor de quererme un poco, mami, que estoy muy cansada”. Realmente necesito que pase. No sé qué me pasa, estoy mucho más cariñosa de lo que es habitual en mí. Empiezo a estar asustada incluso xD

Por otro lado, mi gata modelo, definitivamente, ha desaparecido. Y eso en una gata de más de diez años sólo puede querer decir una cosa. Espero que esté en el cielo de los gatos, porque la tía era más mala que la tiña. Recuerdo una vez, cuando mi Chusi, que así se llamaba ella, recién cumplido su primer añito de vida, espantó a un perro ratonero de la puerta de mi casa, para siempre jamás. Le pegó un arañazo en el hocico. Para que luego digan que los gatos tienen miedo. JA! Además cuando alguien intentaba cogerla, bufaba un montón. Pero a padre y a mí nos quería. A madre no, porque madre le arreaba con la escoba cuando intentaba comer cosas que no eran para ella. Pero a nosotros sí. A mí incluso me dejaba acariciarla cuando estaba embarazada, aunque le tocara la tripa no se enfadaba ni nada. Y me dejaba coger a las crias y jugar con ellas, y luego no las cambiaba de sitio. A mis padres les dejaba cogerlas, pero luego las escondía en otro sitio xD y cuando estaba triste (yo) la contaba mis penas y siempre me ronroneaba un poquitin y hasta movia la cola. La voy a echar un montón de menos. Tenemos una cria muy guapa, en algún momento subiré una foto, pero no es lo mismo, ya no es mi Chusi.

En tercer lugar, pero no por ello menos importante, echo mucho de menos a mis alimañitas (Barbi, Bich y Jez). Las multiconversaciones loquísimas y las gilipolleces conjuntas. Es lo que más odio del encierro, que tengo poco ratito para despistarme con algo que no sea libro de texto y se nota un montón. Muero de ganas de volver a estar tres horas chateando con ellas por messenger mientras nos partimos de la risa y decimos cosas tan estúpidas que parece un concurso de tonterías. Y además es genial saber que detrás de tanta absurdidad hay un grupo de mujeres inteligentes hasta la médula (y luego estoy yo xD). Nenitas, os quiero mucho a las tres. Y os aimissyu.

El lunes tengo que ir a Bilbao a enfrentarme con uno de mis fantasmas. Realmente creo que esta vez voy a ganar, pero ya veremos en qué puto plan se pone. Realmente necesito ganar. Profesor buenorro dijo el viernes que era probable que buscaran a alguien para su despacho en la escuela, necesito colegiarme cuanto antes, estos días son absolutamente cruciales para tener opciones de futuro en ese proceso de selección. Además buscan a alguien para el mejortrabajodelmundo. Junior que quiera empezar, al principio con un sueldo discreto de varios cientos de euros, y revisión a los 6, a los 6 y a los 12. Además procedimientos judiciales a lo ancho y largo de la geografía española. Es maravilloso. Es mi trabajo soñado. Sólo lo cambiaría por un puesto en el despacho de profesora acelerada (alias la del rollo bollo).

El lunes, además, quería quedar a comer con Fuanis, pero no sé si va a poder ser, yo no sé a qué hora me quedo libre, ella no sabe a qué hora se queda libre, ninguna de las dos sabemos nada y esto es una mierda. Pero te echo de menos nenita. Aunque me jodas la ilusión diciendome que la cosa-que-no-sabe-a-nada del japo es puré de alubias, te echo de menos un montón.

Dato: mi vecina opina firmemente que si no te abren, no es una operación. Y que si te hacen cesárea no has parido. Y que si no es operación es una mariconada y no excusa para que estés mal unos días. Y todo esto viene a que a mi madre le operaron del menisco hace un mes, pero con camarita desas y metiendole un tubito por cada lado de la rodilla para ahorrarse el coñazo de rajar, hala venga sangre y esas cosas asquerosas, entonces no tiene derecho a cojear porque eso no ha sido una operación de verdad. Algunas deberían meterse la lengua en el culo, total, cuando abren la boca no paran de soltar mierda, así que lo mismo da.

Y con esto y un bizcocho se ha terminado mi último descanso de hoy. Me voy a chapar otro rato y a dormir como un bebé, que mañana a las ocho y media tocan diana. Necesito aire. Y tiempo para respirarlo XD

Caos.

Suena: Guarra, de Lula.

Cita del día: Nos vemos el 30 de junio, gracias por venir, blablabla.

Pensamiento inconsistente: soy un jodido saco sin fondo de mimos y atención. Quiero más mimos. Muchos más mimos. Eh! tú! quiéreme!

Hoy se termina mi máster. Y el día 30 de junio tenemos la entrega de diplomas en un acto que preveo absolutamente norteamericanizado. Me encanta. Tengo un montón de ganas. Va a ser muy divertido.

Este máster ha sido una de las mejores decisiones de mi vida, me ha reforzado como profesional y me ha proporcionado algunas amigas madrileñas fantásticas. Además, fue en clase donde descubrí al primer nuevo cuarentón, esa clase de hombres que, a pesar de estar situados en la década de los cuarenta y lucir orgullosas canas, provocan serios instintos básicos. Quiero decir, yo soy una tía tan corriente que sí me han gustado profesores, ¿a quién no? El de matemáticas de apoyo en el instituto (menos mal que no me daba clase a mí porque si no hubiera suspendido las mates) El de penal y el de procesal en la facultad… pero no estaban en la cuarentena, rondaban los treinta, de hecho, y además muy bien llevados. Menos el de penal, pero se le perdonaba todo porque no sabía lo que era un traje XD

Pero ha sido ahora, gracias a cierto profesor de apellidos compuestísimos, cuando me he dado cuenta del jodido atractivo de los nuevos cuarentones madrileños. Esos que llevan un luminoso en la frente que dice “no te resistas, mírame con deseo, total, ya sé lo que hay”. Y me gusta el descubrimiento, porque ya está bien de yogurines. Mi propósito de año nuevo era no tontear con nadie que tuviera más de un año menos que yo. Y no lo cumplí en absoluto, pero en absoluto. Así que este descubrimiento me vino bien, aunque sea de octubre.

Por otro lado, hoy me voy a casa-mi-madre. Y allí me quedo, más o menos incomunicada hasta nueva orden. Tengo internet, sí, porque mis padres son ultramodernos y dejan que yo contrate los suministros han decidido que no les da la gana volver con telefónica sólo para tener teléfono y nada más, porque total, la diferencia de tener internet con esta otra compañía o volver a la otra sólo con línea básica es de cinco o diez euros mensuales y así se ahorran conexiones y gaitas variadas. Pero lo cierto es que voy a dejar de tomarme el café delante de la pantalla con el e-diario informándome para tomarme el café con mis padres, charlando un ratito y cambiando el e-diario por el telediario, que en mi casa son muy de toda la vida.

Supongo que el cambio de circunstancias que debió haberse notado antes se va a notar ahora, al fin, definitivamente. Necesito concentración, paz, amor, salir con mis amigos, algo de sexo, centrarme, estudiar un montón y la paz de espíritu que me da mi pueblo. Y hacer la compra semanal los miércoles y los sábados por la mañana, irme a la sesión golfa del cine los sábados por la noche, después de cenar algo con mis amigos, y, si voy muy sobrada de tiempo, incluso irme de tiendas y a votar.

Lo de votar no depende del tiempo sino del ánimo que tenga. Son todos unos cabrones mentirosos que merecen morir gaseados para ser sustituidos por una nueva generación de políticos que dentro de unos años estarán como ellos ahora. Y no sé si quiero jugar. Además el eslógan del PSOE da pena, y estoy enfadada con el PP por seguir teniendo a la espe ahí adornando, no puedo votar a Anguita… como se me cruce el cable soy muy capaz de votar a los independentistas castellanos, porque para eso estoy enfadada.

Anoche estuve intentando escribir algo para que se autopublicara esta mañana, pero la verdad es que estaba tan cansada y asqueada que no me salió nada. Ni bueno ni malo ni regular. Así que el batiburrillo de gilipolleces que iba a ser el Caos de hoy se ha quedado en un batiburrillo de gilipolleces más o menos serias, pero, al menos, creo que servirá para aplacar la impaciencia de mis fans xD

Por cierto, hoy hasta las 21:00 en la tienda MAC de fuencarral hay venta especial de temporadas anteriores, todo lo que les quede al cuarenta por ciento de descuento. Yo estuve ayer y sólo me compré tres sombras y un eye liner, pero me costaron más o menos la mitad que en temporada ^^ exactamente un cuarenta por ciento menos xD

¿necesitaré vacaciones de mí misma?

Suena: cosas que hacen que la vida valga la pena de Pasión Vega.

Cita del día: ¿qué coño tacho?

Pensamiento inconsistente: definitivamente necesito un kitkat.

¿Quién me mandaba a mí? La respuesta es, simple y llanamente, nadie. Absolutamente nadie. It’s my fault again.

Estoy harta de todo. Las cosas se me están haciendo cuesta arriba otra vez y estoy harta de hacer limonada. No doy más de mí. El gimnasio ayuda, porque es un desahogo importante, pero no sirve de nada cuando llegas a casa y sigues angustiada y pensando que tu vida hoy por hoy no vale una mierda.

Esta noche he conseguido comprar un billete de autobús online después de una hora intentandolo. Ni siquiera eso me sale a la primera. Y yo ya no doy más de mí. Necesito unas vacaciones de Min. Incluso de la persona que hay detrás del nick.

Me esperan unos días de estudiar a todas horas, así que si no me véis el pelo no os asustéis. Os diría, a los que tenéis esa opción, que podéis llamarme al móvil, pero es bastante probable que no me entere, porque en casa-mi-madre no tengo cobertura y no pienso salir de debajo de su ala protectora más que para ir con mis amigos al cine el día antes de las elecciones europeas y quizás para ir a votar. Pero acepto mensajes de ánimo. Ahorrados el tono condescendiente, hay pocas cosas que me saquen más de quicio cuando estoy de dudoso humor.

Sí, estoy dramatizando un poco, pero necesito un poco de pataleta y tengo todo el derecho del mundo al pataleo. Y además lo ejerzo. Hala, ahora dadme mimos.

Estrés.

Suena: Every breath you take, de The Police.

Cita del día: muerte y destrucción

Pensamiento inconsistente: mmmmm… se me ocurre una forma taaaan fantástica de liberar todo este maligno estrés que tengo acumulado en mi organismo… pena de voluntario.

Voy a explotar. Definitivamente voy a explotar. Tengo la cabeza como un bombo, no aguanto ni un minuto más el maldito derecho administrativo, y encima tengo que tragarme unas mierdas de temario que si entran en el examen es para poner al profesor mirando a cuenca y meterle por el culo las cien hojas del libro de texto una por una y en bolitas. Hasta que le salgan por la boca. Si no son suficientes esas cien, podemos seguir. Podemos intentarlo incluso con las tapas duras de la edición nueva del libro de texto.

Llevo demasiado tiempo estudiando sin hacer otra cosa que estudiar. Pensaba que iba a ser más llevadero, pero con el trabajo y el máster el resto de cosas me han quedado un poco relegadas. Y ahora viene Paco con las rebajas. Y el hijoputa del profesor del primer examen no va a aceptar todo el derecho administrativo que he aprendido en el máster, porque él es más listo y más guapo y folla mejor. Tiene pinta de jesuita y cara de amargao, pero seguro que folla mejor que mis profesores de Madrid. Que los dos juntos. O más.

Cuando en la primera evaluación me hizo la revisión por email me sentí mal. Muy mal. Porque se inventó las calificaciones. Y por eso le odio. Y encima me dejó muy claro que mi futuro pasa por aprobar su asignatura. Y me da miedo que decida que mi futuro puede esperar un año más, porque no es verdad. A veces me dan ganas de pasar del examen y hacer directamente el del día 9, que lo llevo mejor. Y dejar este para septiembre. Pero es que no puedo, porque si lo dejo directamente para septiembre fijo que me suspende sólo por no haberme presentado en junio. Tengo miedo y necesito que alguien me tranquilice en vivo y en directo.  Y también necesito una miniborrachera para olvidarme de todo al menos durante un rato. Esto es una mierda.

Como compensación, que no me compensa una mierda, el examen de recursos civiles de hoy me ha salido bastante bien. He estado a punto de meter la pata en una pregunta sobre la reposición, pero al final me he dado cuenta de que estaba confundiendo la reposición contra las denegaciones de prueba en la vista previa con el recurso de reposición contra todas las resoluciones interlocutorias, que pueden ser un montón de ellas además de las denegatorias de prueba. Y la he corregido para ponerla bien. Con un tachón, porque no llevaba lápiz, así que todas las marcas eran la definitiva salvo tachón en contrario.

Estoy ofuscada total. Y aún no he sido capaz de decidir cuándo coño me voy a casa-mi-madre. La opción sabia es llegar el sábado a las once y media de la mañana en el bus, ir con mis padres a desayunar algo, hacer la compra con ellos, visitar a mi amiga E. en la tienda, dormir un rato de siesta y pasarme el resto del fin de semana repasando como una perra mala. Pero por otro lado puedo irme el viernes a casa-mi-madre y así aprovechar el sábado, porque el viernes, me vaya o no, entre hacer la maleta y tal y pascual no creo que me cunda mucho estudiantilmente hablando.

Pero lo que realmente me apetece es tomarme una noche libre y salir a dar una vuelta y tomar unas cañas y reírme y olvidarme un poco de lo desgraciada que me siento y el estrés que tengo que soportar, de lo fatal que me sienta la ansiedad en estos días y de lo borde que me pongo, de lo sorprendida que está mi casera porque no me ve salir de la habitación ni para hacer las comidas de rigor, de posponer mi vida hasta que este infierno pase, de toda esa puta mierda que me hace sentirme idiota, desgraciada y muy ignorante. A pesar de saber que no lo soy.

Supongo que es una explicación tan buena como cualquier otra para mi reciente estado de mimosidad suprema, que voy diciendo a mis compañeras de clase “jooo quiéremeeeee” y abrazándome a ellas. Menos mal que además de compañeras de clase son amigas, o si no probablemente ya me hubieran hecho el vacío. Qué ganas de llegar a casa-mi-madre para pasarme un día entero pidiendola que me quiera y me de supermimos y me prepare el desayuno.

Gran Torino

Suena: Gran Torino, de Clint Eastwood y Jamie Cullum

Pensamiento inconsistente: tengo sueño, un montón de sueño. Jo.

El sábado estuve viendo Gran Torino, la última película de Clint Eastwood, y dicen que la última en la que va a actuar. Que no sé si será verdad, pero que de ser así, se despide a lo grande.

Walt Kowalski acaba de enviudar. Sus hijos se pasan medio funeral de su esposa criticándole. Su nieta jugueteando con el móvil. Para colmo su barrio se ha llenado de amarillos. Él sólo quiere vivir tranquilo, sin que nadie le moleste, bebiendo cerveza y fumando durante el tiempo que le quede. Pero ni siquiera eso puede hacer. El cura está empeñado en hacerle confesarse, porque se lo prometió a su difunta esposa. Sus hijos sólo piensan en cómo librarse de él, su nieta en quedarse con su Gran Torino del 72 y su sofá “vintage” cuando se vaya a la universidad y los nietos más pequeños en fisgar todo lo que haya en su casa. Por el contrario, parece que algo pasa en casa de sus vecinos amarillos: una noche hay una gresca y una banda de amarillos se carga los enanos de jardín de Walt. Sale hecho una furia, rifle en mano, y les ordena que salgan de su jardín si no quieren que les saque a tiros él mismo. Desde entonces, Walt se convierte en una especie de héroe para el vecindario, y la película nos permite ver la evolución del personaje y cómo aprende a desenvolverse en sociedad.

La película es maravillosa. Yo siempre he odiado a Clint Eastwodd, porque cuando era pequeña, mi hermano no me dejaba ver los dibus, ponían una del oeste y quería verla siempre, aunque la hubiera visto siete veces, y como no teníamos vídeo, lo de grabar los dibus era ciencia ficción. Durante un montón de años tuve que soportar que pasaran las pelis del oeste siempre que yo quería ver algo. Y este señor, reconozcámoslo, ha sido muy prolífico y ha parido un montón de ellas. Entonces, ¿qué hacer? Rebelarme no era una opción, y no servía de nada. Ocupar la tele pequeñita en blanco y negro tampoco, porque la ocupaba mi madre. Normalmente leía o me iba a jugar a la calle, pero no había nadie, porque estaban viendo los dibus que yo no podía ver por culpa de las pelis del Clint de las pelotas.

Pero, al ver el trailer de Gran Torino, algo dentro de mí hizo click. El trailer es tan maravilloso que tenía que ver la película. Y salí de allí reconciliada con el culpable de mi patética conversación acerca de los dibus de mi infancia. La imagen del racista incurable, arisco y desagradable Walt Kowalski, con la cara y los gruñidos de perro de Clint, va evolucionando hacia un personaje fuera de lugar, que no sabe cómo comportarse ante la nueva situación de su barrio y de su vida. Recién enviudado, mientras se acostumbra a una vida que no ha conocido hasta ese momento, su vecina Sue intentará ponerle en contacto con la realidad social y hacerle evolucionar como persona.

A pesar de ser un drama, un reflejo de un montón de problemas sociales que nos acechan a la vuelta de cualquier esquina, no pude contener las carcajadas un montón de veces, sobre todo cada vez que Walt gruñía como si fuera un perro de verdad, lo que sumado a su gesto amenazador de perro a punto de lanzar un mordisco, en vez de dar la sensación de agresividad que se supone que podría dar esa imagen, me provocaba una hilaridad difícil de contener. He leído por ahí que debería avisarse antes de la película, pero yo creo que es parte de su encanto, que cosas normalmente dramáticas, o, cuando menos, preocupantes, provoquen la carcajada de la sala.

Si aún no conocéis a Walt Kowalski, deberíais aprovechar mientras aún siga en cartelera. Y digo más, id a verla en versión original, porque mi compañera de piso me ha comentado que es uno de esos rarísimos casos en los que el doblaje es una patata. Yo, por mi parte, he decidido que tengo que ver El Intercambio, anterior película de Eastwood como director, y con Angelina Jolie y John Malcovich como pesos pesados en la interpretación.

Señor Eastwood, ¿realmente tenía que esperar tanto para hacer Gran Torino? Ahora tendré que empezar a visionar sus películas anteriores para decidir si le odio o le amo profundamente.

Mis bloggers/comentaristas favoritos en cuadro (I)

Suena: Carros de fuego, de Vangelis.

Cita del día: ¿Se puede saber por qué coño no usas el metro?

Pensamiento inconsistente: ¿por qué he buscado precisamente esta canción para esta entrada? es que suena como a antigua y gloriosa y eso… necesito unas vacaciones intelectuales.

Voy a empezar con una serie de cinco-que-son-seis + bonus track, porque hay un par que vienen en pack, no podía ser de otra manera, y además tenía que meter a Siesp por darme la idea y no podía elegir a uno menos. Espero que a nadie le molesten mis comparaciones, están hechas con todo el cariño del mundo ^^

Barbijaputa es…

El beso, de Gustav Klimt. En realidad es la besada del cuadro. Así como muy angelical y medio desvalida, que es todo lo contrario de lo que proyecta, pero al pensar en ella, la primera imágen que me vino a la cabeza fue ésta.

Jezabel y Radagast son…

El matrimonio Arnolfini, de Van Eyck. Son una familia perfecta y feliz, con perrito incluido. Me gusta la armonía del cuadro, y la paz familiar que se refleja, además es un cuadro lleno de detalles a pesar de su aparente simpleza. Eso sí, nuestra parejita gana por goleada a esta, son mucho más guapos y nunca tendrían un perro patada (creo)

Bichejo es…

El nacimiento de Venus, de Botticelli. Me ha pasado como con Barbi y ha sido el primer cuadro que me ha venido a la cabeza al pensar en ella. Puede ser debido a que el día que nos conocimos hizo un baile exótico total que ya nunca podré dejar de asociar con ella, pero realmente éste es el cuadro definitivo para Bich.

Siesp es…

La libertad guiando al pueblo, de Delacroix. Otro que no podía ser de otra manera, transmitiendonos sus conocimientos, combatiendo día a día contra la estupidez y la superstición humana, dándonos el conocimiento que nos hará libres y esas cosas. Al leer su propuesta, directamente y sin pensarlo, me vino el cuadro de Delacroix a la mente. Y creo que no hay otro que le haga tanta justicia.

C. Maltés es…

La escuela de Atenas, de Rafael. Este hombre sabe tantas cosas que no podía ser otro cuadro. Debo reconocer que si no hubiera puesto en cuadro, sin lugar a dudas sería El Pensador de Rodin. Pero puse cuadro, así que me tocó elegir uno, y elegí éste porque CM me transmite la misma serenidad que la obra (la filosofía, por el contrario, me pone los nervios de punta).

Bonus track. Xellos, alias C., es…

Marte, de Velazquez. Porque es el Dios de la guerra, y porque en esta imagen aparece tras meterse en un lío de faldas. C. es un guerrero de cuidado, que no se calla ni debajo del agua y defiende sus ideas a machete si hace falta. Y además no tiene problemas de amor, como decía el rey del pollo frito, sólo que C. es buena persona y el otro a mí me parece un gilipollas (que se puede opinar pero no calificar, no vaya a ser que vengan a mi casa a darme una citación).

Espero que os haya gustado la primera entrega, manteneros atentos, porque vais a ir cayendo uno por uno xD ¿Vosotros qué cuadro sois? ¿Y con cuál os imagináis a la gente?

Al fin es viernes

Suena: The Sound of Silence, de Simon & Garfunkel

Cita del día: sonríe, sonríe, sonríe.

Pensamiento inconsistente: hay cosas que no tienen sentido ahora y no lo van a tener nunca jamás. Es lo que hay.

Al fin viernes, y además ya casicasi sábado.

Llevo una semana un poco de mierda, aunque he salido y he hecho cosas, pero no me he despejado, no he rendido como debería haber rendido y no he estado bien en general. Ha sido una semana para no recordar. En parte es culpa del calor, y en parte es culpa mía, por agobiada de la vida.

A pesar de que el miércoles comí con una compañera de clase a la que adoro, que cené con MinAmigoGuapoGuapísimo, que hoy ha llegado una de mis mejores amigas a casa, que nos hemos escaqueado cuatro amiwitas del máster de laboral para irnos a desayunar al vips, y que he comprobado que los camareros del vips tienen sentimientos y no son robots, no ha sido mi semana.

Hoy he vuelto a casa contentita, porque me ha hecho muchísima gracia el suceso. Nos sentamos las cuatro a desayunar en el Vips de Gran Vía con Plaza de España. Viene el camarero. Mi compañera S. empieza a pedir y el hombre dice “para, vamos a ver, -me mira- ultimamente has empezado a venir por aquí y no me sonríes nunca, ¿es que no piensas sonreirme nunca? venga, que sí, una sonrisita para un pobre camarero”

Como podéis imaginaros, le he sonreído y me he excusado “es que no suelo sonreír”… pero no contaba con el factor amigas. “¿Cómo que no sueles sonreír? Si te pasas el día descojonada, tía, ya te vale” y yo como podía “nono, a desconocidos no les sonrío nunca, no me digas que sí porque no es verdad” Y el camarero detrás… en fin, que al salir del Vips le he sonreído de nuevo, “Hasta luego :)” y me suelta “muy bien, así me gusta” mientras me da una palmadita en el brazo…

Pues sí, me he vuelto a casa en plan “oh, mira, menos da una piedra, lo mismo te hace descuento o te da vales de dos por uno la próxima vez que aparezcas por ahí… si es que la vergüenza te deja volver”

Al llegar a casa estaba ya mi amiga, y ha sido un reencuentro genial después de cinco meses clavados sin vernos. Hasta tenía un regalito para mí sola ^^ lo cual sí que me ha alegrado, porque es una colonia que me encanta y de la que fundí dos pruebas en cuanto me las dieron, así que lo mismo va a ser que está empezando a mejorar… sólo falta que se pase este maldito calor. Al menos el estrés de la entrega del cuaderno particional ha pasado porque ya está entregado. Tengo cosas mal, y lo sé, pero bueno, es tarde para pensarlo, a mí se me pasaron y ya no tiene remedio. Tampoco es tan grave, vienen siendo como mil trescientos  euros… pa’pagar al albacea xD (eso sí, yo por mil trescientos euros no me vuelvo a meter en un marrón así… o quizás sí, pero que me den ellos las descripciones registrales y los números de catastro y esas cosas xD)

Próximamente… ¿Qué cuadro es cada uno de mis bloggers/comentaristas favoritos? Permanezcan atentos a sus pantallas.