¿alguien quiere cuarto y mitad de mala pata?

Suena: tu nombre me sabe a yerba, de Joan Manuel Serrat

Cita del día: Sí, son compatibles con ese ipod.

Pensamiento inconsistente: la gente cuando tiene muchas ganas de cerrar ¿responde por inercia? ¿responde por hacer un poco más de caja? ¿are you kidding me?

Estoy muy molesta. Por tres cosas, no una ni dos, tres, enteritas.

Para empezar, ayer iba en el autobus volviendo a casa, leyendo mi librito maravilloso (El Lector) y de repente una sensación de deja vu, un párrafo demasiado familiar, Min, debes estar flipando. Olvidate del abuelo y de que el conductor se ha saltado la mitad de los semáforos y céntrate en el libro. La sensación de deja vu sigue ahi. Bajo la mirada al final de la página… efectivamente esto está repetido, de la 121 pasa a la 90 otra vez. No vale, no es justo, mierda con patatas. Paso las páginas ávida de comprobar que la 122 está al final de la nueva 121, pero no, acaba en la 121 y la siguiente es la 145. Bien. Me han jodido la lectura del autobus. ¿Me compro otro y guardo ese como rareza que subastar dentro de cien años o me voy a la tienda a que me lo cambien? Como la tienda no abra el sábado del puente al final me lo como con papas y ya lo subastaré en algún momento, que aún no creo que den mucho por él.

Llego a casa, como algo, me distraigo un rato, veo el eppy de heroes… mierda, ha terminado el volumen cuarto, toca esperar por el volumen quinto. La vida es taaaaaaaaaaan injusta… Me pongo a estudiar. Me paso toda la tarde estudiando con alguna interrupción para no volverme loca. A las ocho pasadas pienso en MejorAmigo, voy a llamarle porque necesito consejo. Mi móvil empieza a sonar. Es MejorAmigo, que le ayude a elegir el regalo para su madre y de paso cenamos algo. Genial, me apetece un montón de montones, además necesito consejo. Quedo con él, compro unos auriculares fantásticos para mi ipod en la fnac, con mando a distancia, fantásticos, de verdad, confirma que mi idea ha sido acertada, me advierte de que no sea brusca ni borde sino lo más natural que pueda (maldita sea, me conoce demasiado bien) y me desea suerte mientras intenta convencerme para elegir el sitio de la cena a pesar de que me había dejado elegir a mí. No es listo ni nada. Y además es guapo, simpático, soltero y un caballero español (© by Bichejo. ¿Has pensado en pedirle que te pague por la publi?) Al final me salí con la mía y me maldije por ello, a ver si le engaño que tenemos 2×1 para hoy =)

Llego a mi casa en el primer buho. Me corroe la impaciencia. Destripo los auriculares. Los pongo en el ipod que no tiene batería, enchufo el ipod a la red eléctrica para cargarlo, pruebo los auriculares. El sonido sale amplificado de ellos, pero… no se puede modificar el volumen. No se pueden pasar canciones. El control remoto no vale ni para limpiarse el culo con él. Me ha timado la joven de la fnac que me ha dicho “sí, son compatibles” cinco minutos antes de cerrar. La maldigo. Busco el ticket y lo meto en la caja, como no me los cambien por unos sí compatibles o no me devuelvan el dinero van a ver la ira de Min. Y la hoja de reclamaciones y la queja en consumo, total, me sé los trámites de memoria. Es más, creo que voy a exigir el reintegro del importe y voy a comprarmelos en la tienda apple (en el centro de Madrid tiene que haber por eggs) para asegurarme de que sean compatibles. He dicho.

Me acuesto con dolor de cabeza y me cuesta dormirme, pero el día ha terminado y yo soy un poco más feliz.

Me levanto, decido ducharme a la hora de comer, porque no sé si tendré algo que hacer esta tarde, pero si sí, es el tipo de cosa que quieres hacer fresca y recién duchada y monísima y divina de la muerte. Me voy a la cocina a prepararme el café. Primer desengaño, juraría que ayer dejé la cafetera limpia… maybe not. Eso o alguien la ha usado y no la ha limpiado. Da igual, la limpio, cojo un par de yogures de frutas para desayunar, los llevo a mi habitación, respondo a un par de comentarios mientras se hace el café. Salgo a quitar el café del fuego: ¡HIERVE! Ya se sabe, café hervido, café perdido. Lo tiro, me quemo en el proceso, vuelvo a limpiar la cafetera, vuelvo a hacer café, lleno mi botella de agua, la llevo a mi habitación, abro otro comentario y ni lo leo, me voy a la cocina ¡y el puto café ya está hecho! ¿Qué ha pasado con mi vitrocerámica? ¿Alguien le ha puesto un petardo en el enchufe para que caliente más caliente? ¿Por qué mi café se hace tan rápido? Si me descuido hubiera tirado el segundo café del día, y lo compro en mi ciudad de origen porque el café de Kenya de Madrid no está tan rico como ese.

Creo que por ahora he despotricado suficiente, pero como las cosas no salgan como tienen que salir, preveo otra entrada colérica esta tarde… por favor, por favor, por favor, que salga todo bien, que no quiero enfadarme! Estudiar enfadada hace que no consiga concentrarme sino que me recree en mi enfado. Pero sin pensar, ¿eh?

Anuncios

7 comentarios

  1. Nena, calma, paz, prados verdes, aires frescos, nubes blancas, tulipanes amarillos, soles calentitos, inspirar, expirar…

    Relajamos miembros inferiores, luego superiores (como el otro día con el pharmaton) y pensamos que el mundo es bello (aunque no los creamos) y que la gente es buena (jajajaja), que tus cascos serán cambiados por otros y que MinAmigo va a arreglarte el petardo de la cafetera (otro jajajaja).

    Besos apaciguadores.

  2. Me han devuelto el dinero, me he reído un montón con mi compañero de clase, que es un golferas de la leche y además un caballero español, solteros de la internec, además es guapo y simpático, aprovechad. Y el café… lo he tirado y lo he vuelto a hacer, lo que pasa que la vitro al máximo calienta muy deprisa, pero cuando miras a la cafetera con cara de “joder, venga, que no llego a clase” va como más despacio xD

  3. “Quedo con él, compro unos auriculares fantásticos para mi ipod en la fnac, con mando a distancia, fantásticos, de verdad,”

    Espera, espera, frrrena. ¿Unos auriculares *con mando a distancia*? ¿Pero qué utilidad tiene eso? XD

  4. Porque el control remoto incrustado en el cable del auricular para subir y bajar el volumen y cambiar de canción es mucho más cómodo que andar sacando el ipod cada vez que quiero subir o bajar el volumen o cambiar de canción 😛

  5. Te pasa por copiona…quién te dio la idea, quién???

    Y quiero mis royalties por lo del caballero español…

  6. Lo que de verdad necesitas es un mando a distancia para la vitrocerámica, así la paras mientras respondes a comentarios y no tienes ni que levantarte de la silla!!

  7. Pero si te he puesto derechos de autor bichejo!! qué fuerte me parece xD Venga, vale, te lo pago con un batido del vips xD

    Oraculador lo que de verdad necesito es no ponerme a leer comentarios mientras se hace el café, acabo de comprobar que no tarda nada ni siquiera estando en la cocina, el truco es no mirar atentamente la cafetera xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: