Verborrea.

Suena: Lucía, de Joan Manuel Serrat.

Cita del día: debería poner la frase que más me ha hecho reír, pero no voy a hacerlo, es mía.

Pensamiento inconsistente: a lo mejor debería haber puesto aquí mi reflexión sobre la cita del día, anyway, sigue siendo mía. Y aún me esta haciendo gracia.

He notado (cosa que no es nueva aunque suene a novedad) que cuando me pongo nerviosa me ataca la verborrea. Pero de una manera bastante impresionante. Vayamos por partes, no siempre, pero llevo unos días que sí, y además de una forma total y absolutamente aleatoria, porque puedo estar callada durante horas y de repente empezar a hablar/escribir/chatear y que se me pase la hora de lo que sea que iba a hacer y llegue super tarde, porque me ha dao el ataque. Sin ir más lejos, esta tarde he ido a ver si tenía disponible una blusa que no va dándome más que dolores de cabeza y me he pegado una hora y media de reloj cascando con la depedienta. Al final, como era de esperar, hemos quedado para mañana a las 4:30, así tomamos el café tranquilamente mientras cascamos un rato.

Esto normalmente puede ser hasta llevadero, porque tengo unas idas de olla de lo más variopintas y simpáticas, aunque la última vez que me dio un poco seria escribí un cuento sobre una muñeca que debe ser familia de Hanibal Lecter. La cuestión es que me ha dado por enviar mails largos. Y desordenados. Incluso con un puntito hiperactivo. De lo más divertido, vaya. Y por contarle mi vida a la gente. He llegado a casa casi a las cuatro de la tarde porque me he pasado casi dos horas al salir cascando con un compañero. Impresionante. Además nos hemos pegao un paseo de lo más gracioso.

Estas cosas, de forma aislada, no son muy preocupantes. Pero es que además me ha nacido otro problema mental: me estoy volviendo incapaz de decir que no. Hoy he ido a cambiar los fabulosos cascos de los que os hablaba ayer y lo he conseguido, me han reintegrado el importe sin ningún tipo de problema. Pero al ir a entrar a la fnac me ha asaltado una mujer para que me gastara mis eurillos en unas sopas de letras o un horoscopo celta para colaborar con la renovación del parque de sillas de ruedas de nosedonde. Que a ver, a mí me parece estupendo, pero es que odio que me asalten por la calle, total, he dicho a la moza que si me devolvian mis euritos iba a comprarle las sopas de letras, y gracias a Dios, que no debe sentirse nada orgulloso de mí ahora mismo, en la fnac de preciados hay dos puertas, una a cada calle… sí, os lo habéis imaginado bien, he salido por la otra.

En esto que al salir he recordado, y le he contado a mi compañero de clase, que allá por octubre, Min recién llegada a la capi, y saliendo de cierto lugar que no debe ser mencionado, porque yo me levanto así de estupenda y con la pestaña pa’rriba y el colorete dao, iba hacia el metro (vale, no me acuerdo de hacia dónde iba) y pasé por preciados, delante de la fnac, donde un chico encantador intentó hacerme socia, pero como no pudo, acabó por darme su número de teléfono en la parte trasera de la publicidad de ACNUR para que le llamara para hacerme socia, o charlar, o tomar un café. Me ha gustado recordarlo, y he pensado que quizás debería llamarle, a fin de cuentas el chico fue encantador y me contó su vida y la de dos de sus hermanas. Y ni siquiera puedo decir que haya perdido la tarjeta porque la estoy viendo ahora mismo, tirada en el suelo, que ha caido en un procedimiento desposesorio y de reciclado de papel.

Total, que ya no sé lo que estaba contando, pero queda claro que sí, que padezco verborrea. Y es que acabo de mandar mi curriculum a un despacho que lleva asuntos de radio televisión española, y claro, quieras que no, esas cosas ponen a cualquiera de los nervios nerviosos. Aunque me encanta la posibilidad de hacer una entrevista con ellos, en mitad de serrano, que mola, y que mucho glamour y tal, pero que impone, joder, impone un montón. Aunque las expectativas son mejores que en mi trabajo actual, que claro, cobrar cero a fin de mes es un poco… putada. Lo gano en experiencia, o al menos eso quiero pensar.

Vale, vale, ya me paro. Pero a cambio, contadme algo de vosotros, porfas.

P.D. Bichejo y secuaz maltes, no he pensado ni una sola vez en la redacción de todo el post (y me imagino que se nota xD)

¿alguien quiere cuarto y mitad de mala pata?

Suena: tu nombre me sabe a yerba, de Joan Manuel Serrat

Cita del día: Sí, son compatibles con ese ipod.

Pensamiento inconsistente: la gente cuando tiene muchas ganas de cerrar ¿responde por inercia? ¿responde por hacer un poco más de caja? ¿are you kidding me?

Estoy muy molesta. Por tres cosas, no una ni dos, tres, enteritas.

Para empezar, ayer iba en el autobus volviendo a casa, leyendo mi librito maravilloso (El Lector) y de repente una sensación de deja vu, un párrafo demasiado familiar, Min, debes estar flipando. Olvidate del abuelo y de que el conductor se ha saltado la mitad de los semáforos y céntrate en el libro. La sensación de deja vu sigue ahi. Bajo la mirada al final de la página… efectivamente esto está repetido, de la 121 pasa a la 90 otra vez. No vale, no es justo, mierda con patatas. Paso las páginas ávida de comprobar que la 122 está al final de la nueva 121, pero no, acaba en la 121 y la siguiente es la 145. Bien. Me han jodido la lectura del autobus. ¿Me compro otro y guardo ese como rareza que subastar dentro de cien años o me voy a la tienda a que me lo cambien? Como la tienda no abra el sábado del puente al final me lo como con papas y ya lo subastaré en algún momento, que aún no creo que den mucho por él.

Llego a casa, como algo, me distraigo un rato, veo el eppy de heroes… mierda, ha terminado el volumen cuarto, toca esperar por el volumen quinto. La vida es taaaaaaaaaaan injusta… Me pongo a estudiar. Me paso toda la tarde estudiando con alguna interrupción para no volverme loca. A las ocho pasadas pienso en MejorAmigo, voy a llamarle porque necesito consejo. Mi móvil empieza a sonar. Es MejorAmigo, que le ayude a elegir el regalo para su madre y de paso cenamos algo. Genial, me apetece un montón de montones, además necesito consejo. Quedo con él, compro unos auriculares fantásticos para mi ipod en la fnac, con mando a distancia, fantásticos, de verdad, confirma que mi idea ha sido acertada, me advierte de que no sea brusca ni borde sino lo más natural que pueda (maldita sea, me conoce demasiado bien) y me desea suerte mientras intenta convencerme para elegir el sitio de la cena a pesar de que me había dejado elegir a mí. No es listo ni nada. Y además es guapo, simpático, soltero y un caballero español (© by Bichejo. ¿Has pensado en pedirle que te pague por la publi?) Al final me salí con la mía y me maldije por ello, a ver si le engaño que tenemos 2×1 para hoy =)

Llego a mi casa en el primer buho. Me corroe la impaciencia. Destripo los auriculares. Los pongo en el ipod que no tiene batería, enchufo el ipod a la red eléctrica para cargarlo, pruebo los auriculares. El sonido sale amplificado de ellos, pero… no se puede modificar el volumen. No se pueden pasar canciones. El control remoto no vale ni para limpiarse el culo con él. Me ha timado la joven de la fnac que me ha dicho “sí, son compatibles” cinco minutos antes de cerrar. La maldigo. Busco el ticket y lo meto en la caja, como no me los cambien por unos sí compatibles o no me devuelvan el dinero van a ver la ira de Min. Y la hoja de reclamaciones y la queja en consumo, total, me sé los trámites de memoria. Es más, creo que voy a exigir el reintegro del importe y voy a comprarmelos en la tienda apple (en el centro de Madrid tiene que haber por eggs) para asegurarme de que sean compatibles. He dicho.

Me acuesto con dolor de cabeza y me cuesta dormirme, pero el día ha terminado y yo soy un poco más feliz.

Me levanto, decido ducharme a la hora de comer, porque no sé si tendré algo que hacer esta tarde, pero si sí, es el tipo de cosa que quieres hacer fresca y recién duchada y monísima y divina de la muerte. Me voy a la cocina a prepararme el café. Primer desengaño, juraría que ayer dejé la cafetera limpia… maybe not. Eso o alguien la ha usado y no la ha limpiado. Da igual, la limpio, cojo un par de yogures de frutas para desayunar, los llevo a mi habitación, respondo a un par de comentarios mientras se hace el café. Salgo a quitar el café del fuego: ¡HIERVE! Ya se sabe, café hervido, café perdido. Lo tiro, me quemo en el proceso, vuelvo a limpiar la cafetera, vuelvo a hacer café, lleno mi botella de agua, la llevo a mi habitación, abro otro comentario y ni lo leo, me voy a la cocina ¡y el puto café ya está hecho! ¿Qué ha pasado con mi vitrocerámica? ¿Alguien le ha puesto un petardo en el enchufe para que caliente más caliente? ¿Por qué mi café se hace tan rápido? Si me descuido hubiera tirado el segundo café del día, y lo compro en mi ciudad de origen porque el café de Kenya de Madrid no está tan rico como ese.

Creo que por ahora he despotricado suficiente, pero como las cosas no salgan como tienen que salir, preveo otra entrada colérica esta tarde… por favor, por favor, por favor, que salga todo bien, que no quiero enfadarme! Estudiar enfadada hace que no consiga concentrarme sino que me recree en mi enfado. Pero sin pensar, ¿eh?

Arrepentimiento de última hora

Suena: Sálvese quien pueda, de Vetusta Morla.

Cita del día: hay tanto idiota ahí fuera.

Pensamiento inconsistente: si aprietas demasiado las tuercas corres el serio riesgo de pasarlas de rosca. Y luego no cierran ni bien ni mal, hay que tirarlas a la basura.

Es la tercera vez que intento escribir esta entrada. Las dos primeras me ha salido algo demasiado íntimo. La primera la tengo guardada, pero no soy tan fuerte como para mostrarla, demasiada vulnerabilidad. La segunda, simplemente, la he borrado.

¿Qué me está pasando? ¿Por qué diablos me salen cosas tan introspectivas? ¿Es que nunca más voy a ser capaz de inventarme una historia? ¿Todo esto es culpa de El Lector? Espero que no, porque lo cierto es que el libro me está encantando, y no me gustaría que me pasara como con Camino, que tuve que dejar de leerlo porque me estaba amargando la vida y arruinando el carácter.

Supongo que esta entrada también tiene claves introspectivas, pero gracias a mis complejidades no soy capaz de entenderla ni yo misma, así que me imagino que vosotros muchísimo menos.

Meme robado

Suena: Matador de Los Fabulosos Cadillac

Cita del día: e’lo que hay.

Pensamiento inconsistente: no podemos acertar siempre, pero podemos asumir que no podemos acertar siempre… o quizás ni eso.

Anoche, en un rato de descanso de mi propia vida, vi un meme la mar de divertido y cotilla en el blog de Inner Girl, y me dieron ganas de saber cómo respondería yo misma a esa bateria de preguntas nada despreciable. Como tampoco tengo nada que contar ahora mismo, y no me apetece repasar mi vida en este estado anímico (y estoy bien, estresada pero bien) porque desluciría cualquier recuerdo, pues no me complico la vida. Se supone que hay que responder a todas las preguntas y añadir una propia al final, ya veremos cómo llego al final.

¿Un buen lugar para relajarse?
El cine. No hay nada mejor para relajarse y desconectar y no pensar en nada que una sala de cine. A ser posible una peli que no sea super trascendental porque si no saldré rallada y pensando. Y después un buen paseo. Cuando lanzaron Chicago me metí al cine y luego volví caminando a casa algo así como tres kilómetros o cuatro, me quedé como nueva =)

¿Te echas la siesta?
A veces sí, a veces no. Me encanta dormirme un ratito después de comer, y además es que me llama, pero si me duermo demasiado luego me despierto insoportable, de mala leche… nonono, no debo dormir siestas.

¿Quién ha sido la última persona a la que has abrazado?
Mejor Amigo, el sábado, cuando le dejé cortandose el pelo, además ha sido mi último contacto humano.

¿Tu plato preferido para la cena?
No tengo un plato favorito para la comida o para la cena, pero si me hacéis elegir, tortilla de patatas de mamá, y más que por el plato en sí, porque significa que es viernes y acabo de llegar a casa de fin de semana y me esperan un montón de mimos y cariños.

¿La última cosa que te has comprado?
Esto es bastante ridiculo, pero he de reconocer que una crema de menta hiperhidratante para pies. Los tengo hechos un asquito, era necesaria. Y vi cien foulares, pero me resistí.

¿Qué escuchas ahora mismo?
Y además, de Pasión Vega. (La de los Cadillac se ha terminado ya)

¿Tu estación del año preferida?
La primavera, los días se van alargando, aún no hace calor asfixiante, sale el solecito y florece todo.

¿Qué tienes en tu armario del baño?
En el armario una tableta de ibuprofenos, en la balda desodorante, acondicionador sin aclarado, espuma para el pelo, pasta de dientes, bastoncillos para los oídos y desmaquillantes, y en la bañera geles, champú, mascarilla para el pelo y una paleta con dos especies de piedras pómez de diferente textura para los piececillos.

Dí algo de la persona que te pasó este meme.
Su blog me enganchó desde el primer día que la leí. Tiene una forma genial de contar las cosas y es imposible no reirse. Además es una chica encantadora.

Si pudieras tener una casa totalmente amueblada gratis en cualquier parte del mundo, ¿dónde te gustaría que estuviera?
Nueva York, con vistas a Central Park. Sin duda.

¿Lugar favorito de vacaciones?
No lo sé, no he tenido tantas vacaciones en mi vida. Me encanta ir a casa de mi madre para desconectar y que me quieran, pero me gustaría volver a Italia, conocer Londres, viajar a Nueva York… demasiados sitios para elegir sólo uno.

¿Cómo tomas el café?
En el desayuno y los días de frío con leche, en verano con hielo, si no tengo que conducir con hielo y un poquito de Baileys.

¿De qué te gustaría librarte?
De algún error que arrastro, del cariño hacia algunas personas, de pesos innecesarios, tanto en sentido literal como figurado (y me refiero a todo tipo de pesos, incluidos los que evitan que me desposea de más cosas que no necesito).

¿Qué querías ser de pequeña?
Primero maestra, después enfermera (durante una semana o así, hasta que volví a hacerme sangre en la rodilla y a marearme con su visión, era pequeña pero lista), después bancaria, después actriz, y después abogada-economista. Sé que quiero ser abogada desde los catorce años, lo cual me hace bastante feliz, porque me he mantenido firme a pesar de la insistencia de algunos profesores de la facultad por quitarme la ilusión. Los del máster me la están devolviendo multiplicada por diez 🙂

¿Qué echas de menos?
Lo que más lo que más lo que más, a mi hermano.

¿Qué estás leyendo ahora mismo?
Tormenta de espadas, Tokio Blues, El Lector y no sé si tengo algo más empezado.

¿Cuál es tu marca preferida de vaqueros?
Los que mejor culo me han hecho en la historia de mi vida han sido los Levi’s (además era motivo de orgullo, todo el mundo sabe que los Levi’s o te hacen un culo de infarto o te hacen un culo de pesadilla xD) pero siento debilidad por Pepe Jeans.

¿Qué pieza de diseñador de ropa te gustaría tener (nueva o vintage)?
Un smoking vintage de Yves Saint Laurent en negro.

¿Vivirías tu vida de otra manera a como la vives ahora?
No. Cambiaría un par de cosas, pero me gusta mi vida, me ha hecho ser quien soy, y eso siempre es de agradecer.

¿Volverías a crear el blog?
Lo he vuelto a crear tres veces después del primero, no tengo motivos para pensar que no.

La pregunta de Nameji es: NO podrías vivir sin…
Siempre que he pensado que no podría vivir sin algo, la vida me lo ha quitado, y aquí sigo, así que mejor no tentar a la suerte.

La pregunta de María es: ¿Con que celebridad te identificas?
Es muy difícil identificarse con una celebridad, normalmente sólo ves la parte de sus vidas que es mentira, pero me cae especialmente bien Charlize Theron (y no me identifico con ella para nada, pero es la que más se merece la mención).

La pregunta de Adegea es: Físicamente, ¿quién es tu hombre ideal?
No tengo un hombre ideal en el sentido físico de la palabra. Mi hombre ideal sabe muchas cosas, le gusta contármelas, me valora por lo que soy, me quiere, me hace feliz y me hace reír a carcajadas constantemente.

La pregunta de Xocolat es: ¿Qué prenda (ropa, calzado o complemento) tienes en casa que tenga mucho valor sentimental para ti y explica por qué?
Tengo una pulsera que odio porque es un horror, pero que es super valiosa para mí porque me la regaló mi hermano. Además tenía un jersey enorme que me regaló también él cuando tenía catorce años y que necesito encontrar porque no sé si mi madre me ha desposeído de el o sólo lo ha escondido, pero tengo especial cariño a ese jersey.

La pregunta de Madame de Chevreuse es: Tres cosas de las que te sientas orgullosa…
De mi familia, de mi familia y de mi familia.

La pregunta de Maba es: ¿Cambiarías algo de ti misma?
Sí. Pocas cosas, me sobrarían dedos en las manos para contarlas, pero ahí están. Además intento cambiarlas, aunque no siempre se dejan.

La pregunta de Sandra es: ¿Un sueño?
Formar una familia sana y feliz algún día.

La pregunta de Inner: ¿Qué hobby te gustaría tener?

Me gustaría ser una de esas personas que adoran ir al gimnasio y mover el culo no les cuesta ningún esfuerzo.

Y mi propia pregunta es: ¿Cual es la peor decisión que has tomado en tu vida?

Y como en las normas no dice nada acerca de responder a la pregunta propia, pues no respondo 😛

Quien no sepa qué publicar, ya tiene una cosa “rapidita” y sencilla.

Novedades televisivas.

Suena: El amante, de Lula.

Cita del día: Nunca es demasiado tarde.

Pensamiento inconsistente: Es hora de hacer limonada (con los limones que me da la vida)

Algunos recordaréis mi lista de mis cinco series imprescindibles, y supongo que también recordaréis que en los comentarios me enteré de que me habían cancelado dos. Nada menos que dos, casi la mitad de la lista. Bueno, pues he hecho un par de descubrimientos que merecen la pena.

En primer lugar está Dollhouse, una serie creada por Joss Whedon (Buffy Cazavampiros) y protagonizada por Eliza Dushku, que hacía de cazadora junto con Sarah Michelle Gelar en Buffy. La serie va de una organización en la que diseñan personas a medida del cliente. Tienen una serie de jóvenes a los que programan el cerebro con la personalidad necesaria para hacer frente a una determinada circunstancia. Pueden ser pedidos de placer o de negocios, o arriesgados de verdad, para descubrir algún misterio, encontrar asesinos… cualquier cosa. La trama se centra en Echo, una “muñeca” que funciona de una forma bastante particular… y hasta aquí os puedo contar sin destrozaros la serie. A mí me tiene completamente enganchada, me encanta, sobre todo porque me encanta la protagonista.

En segundo lugar está Wonderfalls, de Tim Minear y Todd Holland, y protagonizada por Caroline Dhavernas, que da vida a una joven de 24 años sin aspiraciones, que trabaja en una tienda de recuerdos en las cataratas del Niagara y vive en una caravana, en un parque para caravanas. La chica es super huraña hasta que, de repente, y por casualidades de la vida, los animales comienzan a hablar con ella. Le dicen que haga cosas que, normalmente, acaban solucionando situaciones desgraciadas. Los animales son un poco hijos de puta y si ella se porta mal se la suelen liar, pero es divertidísima. La parte mala es que está cancelada y su duración total va a ser de trece episodios… supongo que tendré que buscar otras nuevas.

¿Alguna recomendación?

Agotá

Suena: Esta noche contigo, de Joaquín Sabina (lo sé, monomusical o lo que sea)

Pensamiento inconsistente: macagonlalecheeeeeee

Estoy super cansada. No puedo con mi alma. He pasado una noche malísima y hoy he estado en tensión hasta las 16:30 aproximadamente. He llegado diez minutos tarde a clase, y sólo habían pasado veinte desde que me he dado cuenta de que me había dormido, aún no sé cómo ha sucedido, me imagino que la magia de los relojes adelantados y atrasados y esas cosas, además de mucha potra con el autobús.

En Madrid parece que hay una explosión de primavera, y a mí me pican los ojos desde que he tenido que salir a la calle a buscar un par de archivadores. El máster empezó en octubre. Estamos en abril. Llevamos cinco A-Z llenos entre casos prácticos, fotocopias y apuntes. No sé cómo voy a mudarme cuando llegue el momento, y no me vendría nada mal saber cuándo va a ser el “examen” de adminsitrativo ni en qué van a consistir los exámenes que me quedan en el susodicho, porque no estaría mal que empiece a aligerar mierda en algún momento, y más sabiendo que tengo por delante una oportunidad profesional, por seguir con el eufemismo. Ah, y me duele la cabeza y tengo congestión.

Para colmo he tenido que dejar el pharmaton, porque ayer me dio un chungo un rato antes de salir de casa. No sé por qué, no alcanzo a comprender qué pasó, pero me puse a temblar. Parecía que tenía parkinson. Estaba intentando pintarme la raya del ojo y no había manera, temblaba toda yo, empezando por las piernas y especialmente las rodillas. Me quejé por msn, me dio un ataque de risa, no sabía que hacer, estaba histérica porque no conseguía dejar de temblar. En la parada del autobus, cuando fui consciente de que llegaba tarde sí o sí me empezó a dar otra vez. Menos mal que luego ya se me pasó, estuve con Bichejo y con MejorAmigo por ahí, en las tiendas culturales comprando libros que realmente no necesitamos sólo porque tienen un 10% de descuento, y tomando un granizado en la Gran Vía, me encanta Madrid. Luego cenamos y cuando volví a casa parecía que ya se me había pasado del todo, pero calculo que la risa a Barbi le va a durar como medio año, que si no llega a ser por su terapia de relajación ya hubiera explotado o algo.

No sé si fue el chungazo de ayer o el dormir mal o la tensión de hoy o una malvada mezcla de todo ello, pero la cosa es que estoy muerta y me duelen todos los huesos. Mi rodilla que iba mejor ha vuelto a empeorar, aunque ahora tengo todo el fin de semana para estar con la pierna en alto y con hielo, y espero que para el lunes se me haya terminado de curar. Ahora la pregunta es ¿qué hago el fin de semana que viene? ¿aprovecho el puente para irme a casa y dejar cosas? ¿pido que me traslade a un amigo que se ha ofrecido voluntario? ¿o es demasiado incluso en estas circunstancias? Dudo, dudo, dudo. Es lo que hay, supongo.

Feliz día del libro.

Suena: Corre, dijo la tortuga, de Joaquin Sabina.

Pensamiento inconsistente: no me importaría estar en Villalar conmemorando.

Hoy es el día del libro, día de San Jorge/Sant Jordi, día de los Comuneros de Castilla. Es una fecha señalada por muchas cosas, para mí porque es el día de mi comunidad, y a pesar de estar lejos, sigue siendo MI Comunidad. Me encantan sus tierras, me encantan esas llanuras plagadas de un tono en cada estación del año, me encanta que en verano te ases y en invierno te congeles, me encanta tener que salir en verano con una chaqueta por si refresca, porque además siempre refresca. Me siento orgullosa de ser Castellana y Burgalesa, y feliz de que aún se conmemore el día de Los Comuneros. Y basta ya del día D, ya me he explayado bastante xD

En segundo lugar, quiero recomendaros el último libro que me he leído. Se llama Lo Bello y Lo Triste, está editado en bolsillo por booket y es de un autor japones que se llama Yasunari Kawabata. Habla del amor de un hombre por una adolescente, la historia que les condena a la semilocura a los dos, y cómo se ve esa historia con el paso de los años. Es un libro muy cuidado y bastante sorprendente. Me ha gustado mucho muchísimo.

En tercer lugar, Mejor Amigo me llamó anoche a las once de la noche y se puso a leerme MI blog. Esto no mola. No es que me importe, es que… me corta. Mejor Amigo lo es desde hace 13 años. A veces siento que soy la peor amiga del mundo porque no hago cosas que le apetecen, y me siento culpable por ello. Es inteligente, es guapo, es simpático y divertido, me cuida y se preocupa por mí. A veces intenta que siga sus consejos aunque yo no quiera, pero acepta que al final no lo haga. Es una de las pocas personas que me influye. Quiero decir, normalmente me importa poco o nada lo que la gente opine de mí, pero con Mejor Amigo me pasa casi como con mis padres, hay cosas que prefiero que sigan siendo misterio, porque es más un hermano mayor que un amigo para mí, y hay cosas que… no. Simplemente no. Y claro, ahora ya ha encontrado el blog, y me corta, porque me importa lo que él piense de mí. Aunque por otro lado me encanta. Supongo que cuando se me olvide que lo ha encontrado volveré a descoartarme, o quizás lo haga antes, who knows.

Por lo demás, estoy mejor. He empezado a pensar que, lejos de ser una putada, lo mío es una oportunidad para crecer profesionalmente, aunque disfrazada de putada, no vamos a negar lo evidente tampoco, porque no tiene mucho sentido. Mi rodilla va mejorando lenta pero segura y ya no lo veo todo negro oscuro. Y además esta tarde me voy de consumismo cultural a celebrar que es el día del libro. A ver qué cae (aunque tengo la firme intención de no comprarme más que un libro solitario para el transporte público, eh?)