Reflexiones

Suena: Concorde, de Amaral, no pongo link porque la conexión deja mucho que desear xD

Estado de ánimo: confuso

Pensamiento inconsistente: ¿escuchamos música pop porque estamos deprimidos o nos deprimimos porque escuchamos música pop?

Estoy leyendome Héroes, de Ray Loriga, y he descubierto algo.

Llevo un tiempo pensando que me resultan muy familiares los relatos de algunos blogueros, que sus historias me recuerdan algo que ya he leido. Y al empezar éste libro me he dado cuenta de qué es. Estamos desencantados, escribimos enfadados, la juventud se rebela a su manera.

El conformismo que predican algunos dinosaurios que piensan que todo tiempo pasado fue mejor no se refleja en la cultura de éste país. No salimos a las calles a mostrar descontento, en cambio nos expresamos a nuestra manera. El botellón es una manifestación semanal contra los abusos de precios de los locales de moda. Llevar una botella de agua rellenada con licor en el bolso para poder tomarte tres copas sin tener que dejar de comer una semana para llegar a fin de mes es una forma de rebelarse. Y escribir al modo de Ray Loriga es una forma de rebelarse.

Pero no todo iban a ser alegrias, porque no estamos preparados para tanto positivismo. Aparecen falsos inconformistas, falsos rebeldes, personajes que se suman a la moda de la desesperanza, de la rebelión silenciosa, sólo porque queda bien, y al final no dejan de formar rebaño, todo lo contario, aunan y restan valor a un movimiento que empieza con fuerza.

No es fácil leer libros inconexos, con capítulos que parecen el resultado de una noche de excesos sin grandes pretensiones. Sí, ya sabemos que la mayoría de los malditos norteaméricanos de principios y mediados de siglo escrbian puestos de todo, Henry Miller, Charles Buckowsky, incluso si nos remontamos más atrás, grandes figuras literarias como Baudelaire o Bécquer escribian bajo los efectos de diferentes sustancias y con motivaciones bastante más mundanas que permanecer en la memoria colectiva. Pero tenían una conexión, un hilo argumental que saltaba a la vista, una continuidad espaciotemporal que quedaba patentemente rota con momentos de flashback, nadie tenía que hacer un sobreesfuerzo intelectual para leer las flores del mal.

En cambio, ahora, y cada vez más, nos dirigimos a una literatura inmediata, repleta de imágenes vívidas y evocadoras de grandes excesos psicotrópicos, una sublimación del estilo de los malditos norteamericanos de los cincuenta, más cruel, más despiadada, más dura, más, más, y sobre todo más repetitiva.

Quizás debería dejar de leer a Loriga y volverme a la literatura de mujeres… claro que estaría dejándome caer en otro tópico igual de peligroso, porque no se puede negar que Lucía Etxebarría en sus primeras y originales novelas hacía el mismo alarde de crudeza y realismo underground mientras que hay autores hombres que escriben unas pasteladas dignas de Corín Tellado y no por eso se les trata de encasillar.

Quizás lo que debería de hacer es volver a disfrutar de la literatura sin penar en nada más allá de la propia historia. Dejar de buscar respuestas donde sólo se agolpan preguntas parece una buena idea, pero nadie dijo que las buenas ideas fueran fáciles de llevar a cabo. De momento me conformaría con saber si estamos deprimidos por la influencia directa de la cultura actual o en cambio nos refugiamos en la cultura actual [en vez de escuchar música clásica y leer a los clásicos] porque estamos deprimidos. [Debo una a la persona que se hizo la pregunta por primera vez, aunque no puedo citarla porque no recuerdo dónde lo leí años atrás]

Anuncios

3 comentarios

  1. ¿Escuchaba música pop por que estaba deprimido, o estaba deprimido por escuchar musica pop?.
    http://es.youtube.com/watch?v=cxFFRhNovbo

  2. Gracias Kekobola 🙂

    Coño, sabía que me sonaba, una de mis pelis favoritas y además uno de los últimos libros que he leido xD

  3. Hm…¿me permites una recomendación? Busca algo de Haruki Murakami. Kafka en la orilla, o Crónica del Pájaro que da Cuerda al Mundo. No todo es autodestrucción underground (aunque reconozco que yo también sufro de ella).

    Por cierto, he de decir que no escucho pop y me deprimo igual…aunque seguramente me deprimo sólo de pensar que la gente escuche pop 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: