Lluvia, berenjena y vendedores de MAC

Suena: El sitio de mi recreo de Antonio Vega

Estado de ánimo: un poco estresada, pero pasará, seguro que pasará.

Pensamiento inconsistente: cuando les da por un color, les da a todos.

Ayer estuve en Bilbao haciendo cosas, aunque lo más importante no pude hacerlo. La jodida secretaria ignoró mi “pasaré a recogerlo personalmente” y me envió la documentación por correo postal. Nada, a rezar para que me llegue a tiempo. Estoy por aprovecharme y pedir un duplicado xD.

Después de la aventura en la facultad me fui al centro. La idea era comer en el japo de al lado del corte inglés y… oh, no puede ser, lo que era el japo de al lado del corte inglés ahora es una marisquería que se llama MAO. Tócate los pies. Pues nada, como en mis últimas incursiones en la comida asiática, me fui al japo de la calle Ledesma rezando para que hubiera sitio, porque yo quería comer sushi. Hubo suerte, mesa libre y sushi en el menú 🙂 perfect.

Llovió. Mucho. Cuando salí del restaurante el cielo estaba cayéndose sobre Bilbao. Y yo sin paraguas. Entré a Benneton a cubrirme del chaparrón, porque estaba empapada y no tenía pinta de ir a parar. De paso valoré la idea de comprarme un paraguas. He de decir que los habían vendido todos, porque no encontré ni uno. Lo que sí encontré fueron cienes de prendas con el pecho cruzado y cintas para atar a la espalda, típica X que pasa por encima de una teta y por debajo de la otra cruzandose en el canalillo para ir atadas en la espada. Todas las camisetas y casi todos los vestidos tenían ese ridículo corte, además de precios superiores a los 35 euros. Y ni siquiera eran bonitos. No sé por qué la gente compra tanto en Benneton.

Me atreví a salir a la calle y traté de ir por los tejadillos, odio a la gente que lleva paraguas y no respeta los resguardos de los tejados, y sobre todo si son mujeres bajitas que tampoco respetan los ojos ajenos y amenazan con meterte las varillas del paraguas en ellos. Después del paseo por Ayestarán me di cuenta de que voy a hacer cura obligada de desintoxicación zapatera, que cosas más feas vienen, por wos. En MANGO comprobé que Cosmopolitan y la moda no se llevan bien o los diseñadores no han leido que hay que desterrar los boleritos y minitoreritas porque ya no se van a llevar. Todas las chaquetas acababan antes de llegar a algo parecido a la cintura. Y todas eran mostaza, gris o berenjena. El color rey de la temporada, violeta, berenjena, burdeos, morado y demás variaciones en la misma gama. Horrible. Y lo siento por las hermanas Cruz y sus fans, pero lo único que merece la pena de su última colección son algunos vestidos. Dios, que tías más horteras, con lo bien que las visten para los eventos.

Acabé picando en Friday’s project y me compré una camiseta monísima… y berenjena. Es que en todas partes abunda el berenjena, es un coñazo, pero es lo que hay. En H&M también piqué variadito, pero cosas que necesitaba, sobre todo un pantalón. Y pijamas, pero eso fue más de vuelta, en Oysho. Parece que Oysho se ha convertido en la tienda disney de dormir. Ya no tienen colecciones normales, todo es Barrio Sésamo, o Alicia en el país de las maravillas, o los pitufos y Mafalda. Caí con lo peor, un pantalón de pijama con Hello Kitty. En fin, supongo que no es fácil vencer a la tentación cuando viene cosida sobre gris. Pero lo peor estaba por llegar. Vaya que sí.

Había quedado con mi ex-compañera de piso, pero no llegaba, así que llamé y llamé xD hasta que conseguí que me atendiera al teléfono. Me fui derechita al stand de MAC en el Corte Inglés [nota mental: buscarles nombre ofensivo por su mierda de política “sin tarjeta del corte inglés no hay descuento de parking”] y como ya sabía lo que quería no me dejé tentar por el chico encantador que me pierde [y no en sentido sexual, no penséis mal, es más como un cómplice con el que ir de compras sin aguantar el “me hace molla?” y que además te aconseja sobre maquillaje y tendencias]. Compré los polvos translúcidos y salí a esperar a mi compi. Había resistido la tentación con argumentos tan sólidos como “es que no tengo ropa para usar con sombras turquesa” que llevaba implícito el no voy a hacer la compra, tengo lo que quería. I win. Pero aún me quedé pensando que sí había algo que necesitaba y no era capaz de recordar el qué.

Estuvimos de charla, un rato que se me hizo terriblemente corto. Y es que echo de menos a mis compis de Bilbao. Me dio rabia no ver a Lau, pero es lo que tienen los viajes relámpago. Y de repente caí. Necesitaba un eye liner! Eso era lo que mis ojos buscaban, un eye liner que no fuera lápiz. Así que al bajar me acerqué de nuevo, él se rió, yo me hice la vergonzosa y lo dejé caer. Se me habia olvidado el eye liner. Y ese fue el verdadero final de mi saldo. ¿Tienes pincel? No, no tengo, y sé que eso no augura NADA bueno. En fin, eye liner en gel, eye liner con pincel rígido, mismo precio del bote, el de gel aguanta más, queda mejor, es más fácil de aplicar, es una inversión, puedes humedecer el pincel así que nunca se estropea, sólo marca la anchura del pincel estrecho. Cuesta casi 40 euros. Queda maravilloso, no se mueve, marca muchísimo el color, tienes el pincel para toda la vida, es maravilloso. 40 putos euros. Recuerdo a mi compi que tengo mucho que aprender de ella y lo compro. Mientras él busca mi pincel ella mira unas borlas. 5 euros dos borlas, se niega a comprarlas porque son demasiado caras. Benditas afortunadas a prueba de alérgias cutáneas, a veces odio mi piel sensible.

De vuelta a casa hablé por teléfono con A. un rato, no me gusta conducir sola, soy rarita, lo sé, pero es que no me gusta conducir sola. Así que aproveché la promoción de mi operadora de telefonía móvil para llamarle y eso. Tiene una voz muy agradable, y me resulta muy relajante hablar con él, aunque parezca absurdo. Hay gente que me transmite tranquilidad al hablar por teléfono, me hace sentir en calma interior o algo así. Supongo que eso es bueno, pero es realmente dificil de encontrar. Es lo que hay, no se puede tener todo en esta vida.

Recibí la bronca correspondiente por consumista irredenta, que tampoco me pareció excesivamente grave teniendo en cuenta el desaguisado que monté, debe ser que me queda poco en casa y están por darme caprichines… pobres, son demasiado buenos conmigo. Y hasta aquí llega mi aventura. Y mi fin de semana, porque el resto me lo voy a pasar encerrada en casa 😀 Los que os vais de picos pardos tomaos una a mi salud ^^.

Anuncios

3 comentarios

  1. Ains dios mio… que coño sus daran en el corte ingles y derivados que os dejais ahi la visa, el nif, el dni, el de conducir, y la partida de bautismo porque la guarda la iglesia, que si no tela… Pero bueno… Tu tan solo haz buen uso de ese despilfarro… que ya te contare yo el mio de dentro de un mes si me animo. 😛

  2. Hola wapa!!!
    Yo también odio a la gente que se mete por los tejadillos llevando paraguas. Y mientras tú te mojas porque no te dejan pasar, tienes que evitar, como bien has dicho, que te metan el paraguas por los ojos.
    Y respecto a las hermanas Cruz, quizá van tan bien vestidas porque no llevarán nada de su propia colección, jejeje
    Besines!!!!

  3. Fue una tarde increíblemente corta, pero con esa forma de llover… pocas ganas quedaban de salir del restaurante :$ al final se logró y ya sabes lo que dicen “la vida está llena de pequeños momentos”

    Cuando quieras te doy el curso extra-rápido ultra-intensivo de hacerse la linea del ojo con lápiz 😛 si te portas bien en Diciembre te visito.

    Un besote a “la de Burgos” xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: