La vida es demasiado complicada

Suena: no sé cómo decirte de Nena Daconte [lo sé, mañana otra música, palabra]

Estado de ánimo: nerviosa otra vez

Pensamiento inconsistente: ¿por qué a mí?

Estos días, leyendo a NoSoloBollo no he podido evitar preguntarme si es mejor dejar o que te dejen. Es una pregunta super manida, es algo que todo el mundo se ha planteado alguna vez. Pero es algo que hoy me he preguntado yo. Y no, no es por nada en especial. Bueno, o quizás sí.

Que te dejen es una experiencia muy negativa, máxime si te dejan porque hay otra persona, porque te duele, te deja hecha un trapo, te tira encima un montón de inseguridades y tienes que aprender a hacerlo todo sola de nuevo, ya no cuentas con tu pareja para ir al cine, y además es algo que no te esperas. Sufres y lo pasas fatal, y es todo horrible, pero acaba pasando. Y además tienes la rabia y la mala leche que te ayudan a levantarte y demostrarle a esa persona que no la necesitas y que puedes recuperarte y ser feliz sin ella, aunque te haya pillado por sorpresa.

Pero dejar a alguien tampoco es fácil. Tienes que destrozarle el corazón a alguien a quien quieres, y tienes que contener las lágrimas, porque las rupturas no son fáciles para nadie. Tienes que hacerle ver que no ha sido todo una farsa, que realmente estabas enamorada o lo que estuvieras. Y también es una putada, porque aunque haya sido un desgaste natural, falta de trabajo en la relación y rutina, sabes que la otra persona va a odiarte por dar el paso, y duele, y también se sufre y es horrible.

Hay quien dice que lo perfecto es hacer que te dejen. Pero eso tampoco es cierto, porque rompes cualquier tipo de posibilidad para mantener algún tipo de relación con la otra persona. Aunque debo reconocer que alguna vez he usado la estrategia, pero no hasta el final, porque a mí no me gusta dejar de hablar con la gente que quiero. No me gusta que al final de una relación se llegue al mal rollo, los lloros y los sufrimientos. Y por eso no me gusta putear para que me dejen. A veces he cometido muchos errores, y he conseguido “ser abandonada” por no atreverme a romper una parte de la relación a tiempo y he perdido a gente que de verdad me importaba. Y tampoco es mejor que las anteriores.

Y ahora no sé qué prefiero y todo me parece fatal. Quizás porque estoy en una especie de periodo de reflexión, como si fuera la jornada previa a las elecciones generales, y me alegra no tener que tomar ninguna decisión de este tipo, porque no podría. Pero he de reconocer que en la última he tenido parte de culpa. Sobre todo en lo que a forzar las situaciones se refiere. Y a tener demasiado aguante. Debería haber dicho lo que pensaba cuando empecé a pensar “es que yo no quiero” en vez de convencerme para volver a querer.

¿Qué opinais? ¿Dejar o que te dejen?

Anuncios

8 comentarios

  1. Molestarte por una persona que te deja no merece la pena, habidas cuentas de que por mucha mierda que se hable, el 80 por ciento de las veces que lo dejas tú, ya has olvidado a esa persona mientras pronuncias las palabras en cuestión.

    Yo he hecho las dos cosas, no te voy a decir cual de las dos con más frecuencia, y las dos son mierda, no hay una peor y otra mejor. El tema ese de hacer que te dejen, me parece pura cobardía. Para eso directamente puedes irte sin dar ninguna explicación.

    Ésta frase: “Debería haber dicho lo que pensaba cuando empecé a pensar “es que yo no quiero” en vez de convencerme para volver a querer.” Me parece la mejor de todo el post. Quizá porque me ha pasado, o yo que sé.

    En fin, no estoy excesivamente lúcido, así que un saludete y ánimo.

  2. a mi siempre me han dejado, nose porque :s

    Mola mucho el blog, me pasaré a menudo.

    Suerte y sigue, que me gusta como escribes 🙂

  3. Ay Dios mio… ¿Pero te has leio?… Vamos a ver… Da igual que te dejen o dejar, la cosa esta en saber madurar para no hacer un culebron venezolano del tema… Osea, es tan “facil” como reconocer que se acabo, porque no nos engañemos… Los dos lo ven venir, otra cosa es que el cabezonismo inherente al ser humano, o el pasotismo en el que se haya metido el par “sin darse cuenta” haga que la inercia alargue las cosas… Pero vamos… Que las cosas van o no van, es asi de “facil”… Otra cosa es el interes que tenga alguno en hacerse la victima, o en no querer quedar como “el malo” pero eso ya son apariencias, reputacion y tontopolleces que salen a relucir porque en este pais tenemos una costumbre muy fea de andar buscando siempre culpables a los que señalar con el dedo… ya veras como eso se acaba sueprando con el tiempo…. y unos copazos… (un revolcon con alguien ayuda de cojones a superar cosas 😛 -vamos seré franco… no es que yude el revolcon en si, es que como durante ese rato te lo has pasao teta, pues combates a la depre-)

  4. Jo, pues así sin pensar, escogería dejar a que me dejen y que me pille por sorpresa, porque como ya te han comentado por ahí, el que deja ha tenido su tiempo de reflexión y, por mucho que te quiera, no se lleva el palazo que te llevas tú.

    Además, seamos sinceros, la mayoría de la gente no dará el paso para dejar una relación a menos que la situación sea ya insostenible (por lo que realmente será una liberación y no le causará ningún trauma echarte de su vida) o que haya encontrado “algo” nuevo (algo que le ayudará a olvidar de manera fulminante lo que haya tenido contigo en un tiempo récord, mientras tú te hundes en la miseria y evitas alternar por los bares por donde creas poder encontrártelos ya que te sientes destronada –> sí, es esta estúpida manía que tenemos algunos de culpar a quien no debemos, la tercera persona).

    CONCLUSIÓN: prefiero ser el verdugo y que me señalen con el dedo, todo por ahorrarme la depresión y gilipolleces varias que siguen a una ruptura traumática.

  5. Ninguna de las dos es una buena opción, pero tampoco es bueno mantener algo en lo que no se cree. Si en la relación hay sinceridad, se verá venir con tiempo para que no sea tan traumático para ninguno de los dos.

  6. Estoy contigo en todo, palabra por palabra. Sobre todo en lo último que dices: “Debería haber dicho lo que pensaba cuando empecé a pensar “es que yo no quiero” en vez de convencerme para volver a querer”.

    Saludos

  7. Como fácil, es más ser dejado.
    Como triste, es más dejar.

    Pero ya lo han dicho por ahí: es mejor acabar algo que no va por buen camino y tiene toda la pinta de acabar mal.

  8. Dejar. Mi orgullo no me permite aceptar que me dejen. En otras noticias, “dejé” al “innombrable” 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: