Añoranzas

Suena: Las nubes de tu pelo, de Fito y los fitipaldis Link.

Estado de ánimo: somnolienta, constantemente.

Pensamiento inconsistente: me niego a echarte de menos, pero te añoro.

Llevo unos días en casa de mis santos padres, pasando el puente y sin hacer nada productivo, craso error dadas las fechas, pero el tiempo se recuperará, no sé muy bien cómo, pero lo haré, por mí, y porque me lo debo. Y porque necesito saldar cuentas conmigo misma, con mi yo triunfadora que iba a comerse el mundo y se atragantó en el segundo bocado. Porque sigo sabiendo lo que quiero. Y además ahora no sólo sé eso. Y no pienso hacer más declaraciones comprometedoras, gracias.

La cosa es que éste fin de semana hemos tenido Mercado Medieval en la ciudad. La edición número 12 del dichoso mercadillo. Aparte de que la mayoría de lo que había era mierda que puedes adquirir al módico precio de un puñado de euros en la tienda de los chinos de la esquina, que los artesanos brillaban por su ausencia y que soy una consumista incorregible que se ha dejado 25 euros en un capricho de pendientes con azabaches (sí, lo sé, ya me vale), he comprado también una buena dosis de recuerdos. Recuerdos de la primera edición, cuando hacía poco más de una o dos semanas que le había dicho a I. que me encantaba, cuando sacaba los sobresalientes sólo con mover el pilot encima del papel de examen, cuando pensaba que mi vida era frustrante, que la ciudad se me iba quedando pequeña por momentos, cuando lo único que me ataba a ella era mi familia, mi amor platónico y alguna amiga con tantas ganas de emigrar como yo. A los 16 era muy feliz. Aunque no lo viera. Aunque no quisiera verlo.

He pensado bastante en eso que dicen La Oreja de Van Gogh en una canción, que el amor verdadero es tan sólo el primero, y los demás son sólo para olvidar. Pero me niego a creérmelo. Incluso sin estar enamorada soy tan feliz como entonces, quizás porque ésta no es una relación platónica (qué coño, ni siquiera es una relación, y es probable que acabe ahostiada contra un muro, aunque espero estar equivocada y que mi optimismo reprimido me espete un “te lo dije” en toda la cara) o quizás porque la estoy disfrutando todo lo que puedo y me dejan, que no es precisamente poco. A pesar de los pesares.

Me he tenido que dar cuenta, este sábado noche, mientras E. y yo medio tonteabamos con un par de artesanos, de que el tiempo pasa volando, y no espera a que embarques, simplemente va pasando y cuando quieres darte cuenta has perdido unos años preciosos, un tiempo que vale oro, que nadie va a pagarte y que no se puede reemplazar. Y he dicho en casa que me quedo en el piso de alquiler hasta julio, y que ya veremos cómo va agosto y mediados de septiembre. Aprovecharé para hacer un intensivo de inglés, que falta me hace, y ya no cuela como propósito de año nuevo. Y con un poco de mala suerte para empollar todo el verano como una ameba. La parte positiva es que si tengo que quedarme, al menos podré ir al cine y recibir visitas los fines de semana, incluso aprovechar los vuelos low cost y quien sabe si darme un descanso volando a Londres para valorar la calidad del intensivo. Por ahora hemos dado un paso de gigante (mi autoestima y yo), y es recordar la meta, fijar la vista en el objetivo y echar a caminar hacia el.

Y mi madre me ha dicho que debería ir a la tele a que vean lo preciosa que estoy cuando me arreglo, para que vean que las niñas que sacan son más feas que yo. Cómo se nota que es mi madre (y que me ha mirado con el ojo de la catarata, porque anda que no xD) así que éste mes voy sobrada de ego 🙂 ¿alguien necesita un cacho?

Anuncios

Una respuesta

  1. buenooooooooooooo, si llegas a poner de BSO a Carlos Gardel y su “volver” tambien cuela ¿eh?, eso si, aluego endispues tendrias que haber cambiado a algo ams marchoso estilo loquillo… porque anda que no te pega ni nada… ¿pero sabes que te digo? que lo disfrutes morena, que baje o no bajen la hipotecas, lo principal es disfrutar la casa, que despue de todo no salio cara si estas agusto en ella y entonces ves el euribor de otra forma… ¿o no?… Da giual… el caso es que veinte años no son nada, y es febril la mirada… pero que nos quiten lo bailao y lo que bailaermos 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: