¿Por qué a mí?

Suena: Sucio y desprolijo, de Pappo y divididos Link

Estado de ánimo: inquieta y expectante

Pensamiento inconsistente: ¿Qué he hecho yo para no merecer ésto?

Últimamente me pasan unas cosas de lo más raras. Como dice la canción, no tengo problemas con mi ser. Aunque a veces pienso que siendo un poco más tonta sería un bastante más feliz.

Otras veces pienso que tal vez debería ser un poco menos yo misma. Pero rápido se me pasa. Me ha costado sangre, sudor y lágrimas, sobre todo lágrimas, llegar a ser lo que soy ahora.

A veces me gustaría gustar más, ser más alta, estar más buena, tener los ojos más verdes, el pelo más brillante y los labios más carnosos. Pero luego se me pasa, porque a fin de cuentas el envoltorio acaba ajándose antes que lo que lleva dentro. Y eso no implica que no me gusten los envoltorios bonitos.

De vez en cuando pienso que debería ser más reflexiva, menos pasional. Pero me doy cuenta de que el fuego que me consume es algo inherente a mí. Bastante me ha costado aceptarlo como algo normal y sano como para dedicarme a reprimirlo de nuevo. Gracias pero no, gracias.

En ciertas ocasiones soy demasiado bestia diciendo las cosas, hasta el punto de haber tenido algún disgustillo con mis amigas por eso mismo. “Estás liándote con un hijo de puta” es una de esas expresiones que las amigas, a veces, no quieren entender. “Llevaba tres años con la novia. Ahora llegas tu y no echas un polvo con el en tres meses. ¿Qué imaginabas que iba a pasar? Sólo eres la consoladora entre novias” es otra de esas expresiones que no suelen causar alegría y alborozo en la pandilla. Pero son lo que hay. Ni más ni menos que lo que hay. Ojo, que si una tiene claro que el hijo de puta con el que folla es un hijo de puta puede ser una relación muy gratificante para ambos, sobre todo porque los chicos malos suelen tener buenas mañas entre las sábanas, para qué engañarnos. Y también hubo casos en los que las consoladoras entre novias se convirtieron en novias formales y amantes esposas después. Pero todos deberíamos ser capaces de asumir una respuesta que no nos gusta cuando preguntamos algo.

Si no quieres que te mientan, no preguntes. Y si no quieres saber la respuesta, no preguntes. Igualmente, si no quieres que una amiga te diga lo que piensa de algo, mejor no pidas su opinión, porque si de veras es tu amiga deberías saber por dónde van los tiros y ella debería ser capaz de decirte las cosas sin rodeos. Aunque te joda.

Lo dicho. No es fácil ser yo. Pero a mí me mola 🙂

Anuncios

Una respuesta

  1. Para nadie es fácil ser uno mismo, pero vamos, es todo verdad. Si no te gusta la verdad, no pidas nunca opiniones de NADIE. No, no eres bestia, dices la pura verdad. Ya lo hablamos: no es bueno disfrazar las cosas. Un amigo da opinión de lo que ve, y si te jode, es porque estás completamente CIEGO y no ves bien las cosas. Punto final.

    Y a mí sí que no me interesa el envoltorio, eres mi hermanita del alma y te quiero como eres por dentro, no por fuera. Aunque sí, eres wapetona, no voy a negarlo jijiji

    Besitos, abrazos, espachurres de parte de tu hermanito que te quiere muNcho 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: